Tag

Venezuela

Browsing

Es sabido que el ex presidente Vicente Fox es un usuario activo de las redes sociales, y fue justo ahí donde se lanzó de nueva cuenta en contra del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), a quien culpó de las medidas que Donald Trump está tomando en contra de México.

Y es que luego de que una delegación mexicana viajara a Estados Unidos en busca de concretar un acuerdo que evite la imposición de aranceles a los productos mexicanos, Fox criticó la actuación del equipo encabezo por el Canciller Marcelo Ebrard.

“López (Obrador) y equipo muestran una incapacidad e ignorancia total de cómo opera el mundo. Broncas con Estados Unidos, broncas con calificadoras y mercados. ¡Esto ahora es Venezuela! Aguas”, expuso el ex mandatario.

En otro mensaje, afirmó que el país es un caos en manos del presidente López Obrador, pues refirió que es él el único responsable de que el flujo migratorio creciera, tal como lo ha denunciado el presidente estadounidense.

“Estamos donde estamos por su culpa. Él abrió de par en par la frontera sur. Él ofreció visas y empleos”, dijo el  ex panista en referencia al mandatario mexicano.

Sobre el evento de unidad al que convocó el presidente, Fox dijo que no puede unir quien ha atacado y dividido al país. Subrayó que AMLO no puede convocar a la ciudadanía y diversos sectores a  seguirle en los errores que comete.

Juan Guaidó, líder opositor venezolano dijo que el gobierno del presidente Nicolás Maduro llegará a su fin este 2019, tras asegurar que la oposición seguirá en las calles, días después de las últimas conversaciones en Noruega, que finalizaron sin acuerdos.

Guaidó insistió en que mantiene sobre la mesa todas las opciones como respuesta ante la crisis económica y humanitaria que afecta al país sudamericano y que ha presionado la migración de millones de venezolanos y afectado a países vecinos.

«Esto no empezó en el 2019, pero sí va a terminar en el 2019. Que sea el régimen quien decida si salen por las buenas o si salen por las malas (…) 20 años fueron suficientes”, dijo Guaidó, citado un comunicado de la Asamblea Nacional, sin mencionar directamente a Maduro.

“Llegó el momento de echar el resto porque no hay soluciones mágicas”, agregó el también presidente del Congreso, en un acto masivo con sus seguidores en el occidental estado Barinas, la región natal del fallecido mandatario Hugo Chávez.

Y es que, en enero, Guaidó, invocó artículos de la Constitución para proclamarse presidente encargado por considerar ilegítimo al mandatario venezolano. En tanto que, Maduro, ha acusado a Guaidó de ser un “títere” que con apoyo de Estados Unidos busca sacarlo del poder.

El jefe del Parlamento y líder de la oposición de Venezuela, Juan Guaidó, calificó de ‘cínica’ la propuesta del presidente Nicolás Maduro de adelantar las elecciones legislativas, y sostuvo que esa medida no solucionará la crisis que se vive actualmente en ese país.

Maduro planteó el lunes anticipar los comicios para la Asamblea Nacional, la principal plataforma desde la que la oposición se ha enfrentado al gobierno y cuyo líder es Guaidó.

La actual Asamblea, que quedó en manos de la oposición luego del retiro del oficialismo en 2017, fue elegida en 2015 y su período de cinco años culmina en diciembre del año próximo.

En Venezuela “todos sabemos cuál es el problema (…) todos sabemos que lo que nos arrastró aquí fue precisamente no celebrar elecciones libres, transparentes, justas”, dijo Guaidó en un discurso en la Asamblea.

Además, el opositor a Maduro llamó a las Fuerzas Armadas a evitar una catástrofe en el país, en medio de la pugna entre el gobierno y la oposición tras la propuesta de adelantar las elecciones parlamentarias.

Y es que, el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, aseguró previamente que Estados Unidos aumentará su cooperación con “el presidente interino Juan Guaidó, para reconstruir los lazos entre funcionarios estadounidenses y venezolanos”.

JORGE CASTAÑEDA

EL FINANCIERO

 

 

Haber otorgado el beneplácito al embajador de la dictadura de Nicolás Maduro en México constituye una vergüenza para el país, un error político, pero sobre todo una pifia diplomática innecesaria. Lo es por la persona a la que le fue concedido, por las explicaciones que se dieron, y por la incapacidad o renuencia a adoptar una solución factible, fácil y económica.

Francisco Arias Cárdenas fue golpista con Chávez en 1992. Se dirá que se trataba de una buena causa, contra un régimen neoliberal; que Chávez también lo fue; pero nada de todo eso justifica su aceptación por un tercer país. Los venezolanos eligieron a Chávez en 1998, pero México no tenía por qué aceptar a uno de sus colegas. Ya me imagino si el gobierno chileno de Patricio Aylwin, en 1990, nos hubiera mandado de nuevo embajador a un exmiembro de la junta que derrocó a Salvador Allende. Que por cierto Carlos Andrés Pérez, el presidente venezolano contra el cual se alzaron, entre otros, Chávez y Arias Cárdenas, era tan amigo de México como el Chicho.

En segundo lugar, la Cancillería inventó una serie de mentiras o medias verdades para justificar el otorgamiento del beneplácito. La Convención de Viena no obliga a otorgar o negar beneplácitos en un plazo determinado y la supuesta, anacrónica y absurda Doctrina Estrada no dice absolutamente nada al respecto. La tesis según la cual en los archivos de la Cancillería no figura ningún trazo de un beneplácito anteriormente negado es un argumento para tontos e ignorantes. Los beneplácitos no se niegan por escrito; se hace palpable de manera indirecta u oficiosa que un determinado país no desea que fulano de tal sea el embajador de otro determinado país y punto.

Me remito a los dos casos que sí conozco, de dos beneplácitos negados en los hechos a México, en los años ochenta. Tanto el Reino de Holanda como el Reino Unido le comunicaron a los gobiernos de De la Madrid y de Salinas de Gortari que sus candidatos a ocupar la representación diplomática de México en La Haya y Londres no eran aceptables, y que mejor los retiraran. Si no deseaban hacerlo, no habría un rechazo formal, pero jamás una aceptación. Se retiraron ambas candidaturas, después de un “intervalo decente”.

Por último, acceder a la petición de Maduro fue un error político. La embajadora anterior del dictador había sido por lo menos aprobada por la Asamblea Nacional, donde la oposición es mayoritaria. Arias Cárdenas es el embajador de la Asamblea Constituyente, espuria, desconocida por buena parte del mundo, y repudiada por el pueblo venezolano. Maduro lo es también. Incluso en términos jurídicos no queda claro si podrá tomar posesión de la representación diplomática en la Ciudad de México.

Pero, sobre todo, la metida de pata trae dos consecuencias lamentables. En primer lugar, cualquier taparrabos de neutralidad al que hubiera podido aspirar López Obrador se destruyó. Por razones de pura afinidad ideológica, se otorgó un beneplácito innecesario. ¿Por qué innecesario? La respuesta es evidente para cualquiera con un mínimo de experiencia. Bastaba con no dar respuesta a la solicitud de Maduro: ni sí, ni no. Nos lo han hecho muchas veces; todos los países recurren a esta medida; nadie puede reclamar nada, y si reclaman, ni siquiera es pertinente responder. “Estamos estudiando el caso”.

Al desaparecer todo viso de neutralidad, queda patente la toma de partido de AMLO por Maduro, y la marginación completa de la Cancillería. Sabíamos que no metió ni las manos en el tema del Rey de España; conocimos las objeciones del secretario a las modalidades de la visita de Kushner a México y cómo fue informado a última hora; ahora nos enteramos que tampoco incide en la política hacia Venezuela. Nadie nos va a convencer de que Ebrard no sabía que existía una alternativa, y que prefirió el oso de Arias Cárdenas a la demora indefinida. Fue Morena, y las huestes chavistas mexicanas, que obviamente se brincaron a Ebrard y convencieron a quienes mandan que sí había que aceptar al enviado de Maduro. Golpista, ilegal e innecesario.

Este miércoles, el Departamento de Transporte de Estados Unidos ordenó la suspensión de todos los vuelos de pasajeros y de carga hacia Venezuela desde su territorio, citando reportes de disturbios y violencia alrededor de los aeropuertos en el país sudamericano.

En una carta al Departamento de Transporte solicitando la medida, el Departamento de Seguridad Interior dijo que «las condiciones en Venezuela amenazan la seguridad de los pasajeros, las aeronaves, y las tripulaciones que viajan hacia o desde ese país».

Actualmente algunas aerolíneas como United Airlines o Copa vuelan de ciudades como Miami o Houston a Caracas con escalas en Panamá.

El secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, aseguró este martes que ha llegado la hora de que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, abandone el poder.

«Ha llegado la hora de que Maduro deje el poder», dijo Pompeo en una rueda de prensa tras reunirse con su colega ruso, Serguéi Lavrov.

El colaborador del presidente Donald Trump reveló que exhortó a Rusia a que dejara de apoyar a Nicolás Maduro. Además, pidió a Rusia demostrar que interferir en elecciones «es cosa del pasado”.

Lavrov por su parte defendió la posición rusa y dijo que las amenazas que recibe el gobierno de Maduro por parte de funcionarios estadounidenses, unido al aparente apoyo de Guaidó a una intervención militar extranjera «no tienen relación con la democracia».

Pompeo aprovechó para afirmar que el presidente Tump está «decidido a mejorar» las tensas relaciones con Rusia. «Estoy aquí porque el presidente Trump está decidido a mejorar esta relación», dijo Pompeo en Sochi, una ciudad balnearia a orillas del Mar Negro.

Lavrov pidió a Estados Unidos relaciones «más responsables» entre ambos para salir de la «triste situación» actual.

«Creo que es hora de empezar a construir un modelo nuevo, más responsable y constructivo, de nuestra percepción mutua (…) Nosotros estamos listos”, remató el funcionario ruso.

Decenas de guardias nacionales y policías con escudos antimotines tomaron este martes la Asamblea Nacional de Venezuela y sus alrededores e impidieron el paso de los congresistas opositores.

La toma del palacio legislativo se produjo horas después de que unos 15 miembros del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) -la policía política- ingresaron al edificio para buscar un supuesto artefacto explosivo, indicó Roberto Campos, miembro de la Subsecretaría de la Asamblea Nacional, en su cuenta de Twitter.

“Esto es para nosotros, desde luego, un acto intimidatorio del régimen para tratar de impedir que la Asamblea Nacional siga haciendo sus funciones”, afirmó el diputado opositor Luis Stefanelli.

El legislador dijo a periodistas que la directiva del Congreso está considerando mudar la sesión a otro inmueble.

Hasta el momento el Gobierno del presidente Nicolás Maduro no se ha expresado al respecto.

El incidente ocurre menos de una semana después de que miembros del SEBIN detuvieron al vicepresidente de la Asamblea Nacional, Edgar Zambrano, luego que el Tribunal Supremo de Justicia acordó abrir un proceso judicial contra el congresista opositor y otros nueve de sus colegas por acompañar al líder opositor Juan Guaidó durante el infructuoso levantamiento militar del 30 de abril.

El líder opositor venezolano, Juan Guaidó, llamó a sus seguidores a no caer en la inacción ante el miedo, luego de movilizaciones que la prensa internacional calificó como «tímidas» para repudiar una ofensiva del oficialismo tras el fallido alzamiento militar contra el presidente Nicolás Maduro.

En la plaza Alfredo Sadel, en el este de Caracas, una zona de mayoría opositora, Guaidó habló ante unas 2,000 personas, lo que según los medios, fue una baja asistencia frente a las multitudinarias marchas que ha liderado semanas atrás.

«Llegamos al momento histórico: o somos presas del miedo, de la desesperanza, de la inacción (…) o nos mantenemos unidos en las calles, con esperanza, con fuerza», dijo el jefe del parlamentario, reconocido como presidente interino por más de 50 países.

Guaidó hizo un llamado para que «no descansemos» un solo día hasta lograr el cambio en Venezuela. Se comprometió a que el movimiento que él encabeza no descansará a pesar de la persecución y del hostigamiento que viven.

Y es que Guaidó corre el riesgo de ser detenido en cualquier momento, luego de perder su fuero parlamentario en abril pasado.

«¿Hasta cuando podemos resistir como sociedad?», preguntó este sábado Guaidó, refiriéndose a la persistente crisis económica y social que se vive en su país, la peor de su historia reciente.

El Gobierno de México dio el visto bueno a la designación del exmilitar Francisco Arias Cárdenas como embajador de Venezuela en nuestro país.

Arias Cárdenas fue nombrado para el cargo por el presidente Nicolás Maduro, aunque se ha señalado que ficho nombramiento no reúne con los requisitos que marco su constitución, pues fue designado sin el respaldo de la Asamblea Nacional, la cual preside el opositor Juan Guaidó.

El diplomático no podrá ejercer como embajador hasta que el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) no acepte sus cartas credenciales, sin embargo, será tratado como un representante diplomático más de Venezuela.

Al respecto, la cancillería indicó que según el Artículo 4 de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas de 1961, en vigor desde el 24 de abril de 1964, el Estado acreditante deberá asegurarse de que la persona que se proponga como jefe de la misión ante el Estado receptor ha obtenido el beneplácito de ese Estado.

Explicó que el beneplácito o plácet se otorga con respecto a la persona por acreditar y no sobre el procedimiento que en el Estado acreditante se lleva a cabo para nombrarlo.

“México realiza el análisis referido con apego a sus principios constitucionales y a la doctrina Estrada. Es decir, sin que este trámite conlleve de forma implícita el reconocimiento o desconocimiento de un gobierno extranjero con el que se mantienen relaciones diplomáticas”, como es el caso de Venezuela.

A través de un comunicado, la SER dijo que el gobierno de México reitera su apego a los principios de no intervención en asuntos internos de los países, de autodeterminación de los pueblos y de respeto, protección y promoción de los derechos humanos.

El presidente venezolano Nicolás Maduro expulsó al exjefe de la policía política y a otros 54 militares acusados de estar implicados en el alzamiento militar de la semana pasada.

Por medio de un decreto presidencial ordenó la expulsión y degradación del general de división Manuel Figuera, exjefe del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN), cinco tenientes coroneles, cuatro mayores, cuatro capitanes, seis primeros tenientes y tenientes y 35 sargentos, señaló el gobierno a través de la Gaceta Oficial este miércoles.

Entre los oficiales expulsados y degradados está el teniente coronel de la Guardia Nacional Ilich Sánchez, quien en los últimos meses tuvo a su cargo la jefatura del comando que da protección a la Asamblea Nacional, controlada por la oposición.

Las autoridades brasileñas confirmaron la semana pasada que 25 militares venezolanos se refugiaron tras el alzamiento en su embajada en Caracas.

Recordemos que ayer, Estados Unidos le suspendió las sanciones a Figuera por retirarle su apoyo a Maduro. La salida de Figuera de la dirección del SEBIN fue anunciada el 30 de abril tras el alzamiento militar encabezado por el líder opositor Juan Guaidó.

Sin ofrecer más detalles, Maduro anunció que el general en jefe Gustavo González López regresaba a la dirección de ese cuerpo policial.

Figuera había asumido la jefatura del SEBIN en octubre luego de la remoción del cargo de González López tras el escándalo por la muerte de un concejal opositor que según las autoridades se suicidó en una sede capitalina de la policía política poco después de su detención. La oposición rechazó esa versión y responsabilizó a González López de la muerte.

El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrard, aseguró que una intervención militar en Venezuela sería «un gran error», por lo que dijo, México tiene una opinión diferente a la Estados Unidos al respecto.

«Tenemos una opinión diferente de la intervención militar, que sería un gran error; o la de que aquellos que esperan que el régimen vaya a ser derrotado a través de sanciones o esperar a que se divida al Gobierno de Maduro», dijo Ebrard durante su participación en la Conferencia de las Américas que se celebra en Washington.

Así, el canciller hizo frente a las críticas acerca de la postura neutral de México respecto a Venezuela. Insistió en que México sí cuenta con una visión definida pero que es diferente, y recordó que cuenta «con un mandato constitucional de no intervención».

Ebrard indicó que ha comunicado la postura de México de manera explícita al Gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump.

Sus declaraciones contrastan con las pronunciadas por el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, quien advirtió la tarde de ayer que no puede haber «espectadores» en torno a la crisis en Venezuela, e instó a los países del continente a respaldar al pueblo venezolano «a la vez que se levanta para restaurar la libertad».

Ebrard aprovechó para marcar distancia respecto al que calificó como «régimen de Maduro»; dijo que pese a proceder ambos del ala política izquierdista: «Somos de izquierda, pero democrática y que respeta los derechos humanos, no tenemos nada que ver».

El vicepresidente de Estado Unidos, Mike Pence, anunció este martes la retirada de las sanciones al general Manuel Cristopher Figuera, quien hasta la semana pasada era director del Servicio de Inteligencia (Sebin) en Venezuela.

El anuncio llega luego de que, según La Casa Blanca, el venezolano ha roto relaciones con el presidente Nicolás Maduro, con lo que le ha retirado su apoyo.

«Hoy anuncio que Estados Unidos está retirando todas sus sanciones al general Manuel Ricardo Cristopher Figuera, con efecto inmediato», dijo Pence durante un discurso en la Conferencia de las Américas, que se celebra anualmente en el Departamento de Estado, en Washington.

Pence confió en que el anuncio «aliente a otros» militares venezolanos «a seguir el ejemplo del general» Figuera, y amenazó con extender las sanciones de Estados Unidos a los 33 jueces que integran el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) venezolano si esa institución no «asume su mandato constitucional».

EUA busca que, con dicho anuncio, los militares de Venezuela den la espalda al régimen de Maduro, tras el alzamiento que fracasó la semana pasada.

Adicional, Pence también ofreció ayuda a los refugiados que han huido del país, al verse afectados por la escasez de alimentos, agua, electricidad y medicamentos. Adicional habló sobre un plan de asistencia económica que se ejecutará desde el «primer día» tras la partida de Maduro.

Pence anunció que un buque hospital militar iniciará en junio próximo una misión de cinco meses por «el Caribe, Centroamérica y Suramérica» debido a la crisis en Venezuela y el éxodo de venezolanos a varios países de la región.

“Estará allí para proporcionar asistencia médica a las comunidades que lo necesiten”, afirmó el funcionario estadounidense.

Maduro, quien ha dicho que Juan Guaidó es un títere de Washington, ha buscado demostrar que el Ejército sigue de su lado, pero líderes de la oposición y funcionarios estadounidenses aseveran que dicho apoyo es débil.

El líder opositor venezolano Juan Guaidó, aseguró este viernes que siguen las conversaciones con militares para que desconozcan al presidente Nicolás Maduro, cuatro días después de que los llamó a darle la espalda al mandatario.

Guaidó no quiso confirmar si él o sus allegados son los que mantiene contacto con el ministro de Defensa, general Vladimir Padrino, o con el presidente del Tribunal Supremo, Maikel Moreno, como indicó esta semana el gobierno de Estados Unidos.

El opositor, quien invocó la Constitución para declararse presidente interino en enero pasado, ha dicho que para lograr el quiebre definitivo del gobierno se requiere el apoyo de la Fuerza Armada.

Guaidó, junto a un grupo de uniformados de medio y bajo rango, además del dirigente opositor Leopoldo López, había hecho el pasado lunes frente a una base aérea en Caracas un llamado a los militares para que abandonen a Maduro.

Al respecto, dijo que en la movilización del pasado lunes participaron 71 uniformados y no 20 como dijo el régimen de Maduro. Confirmó que algunos militares están resguardados en la embajada de Brasil y otros en la de Panamá.

«¿Hay conversaciones con funcionarios? Sí las hay (…) Ha habido muchas reuniones en muchos sitios», dijo Guaidó en conferencia de prensa. Pero «no sería responsable de mi parte (revelar nombres…) para garantizar la identidad y respetar la palabra empeñada» con esos interlocutores, agregó.

Guaidó reiteró su llamado para que mañana los venezolanos se acerquen pacíficamente a unidades militares en todo el país y hablen con militares para convencerlos de honrar la Constitución al ratificar que Maduro es un usurpador bajo el argumento de que su reelección en mayo del 2018 fue un fraude.

Remató diciendo que es normal que sectores de la población se sintieran «achicopalados» o frustrados por la permanencia en el poder de Maduro.