La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda informó esta martes que se procedió a congelar las cuentas bancarias del abuelo y del padre del niño de 11 años que mató a una maestra, hirió a cinco de sus compañeros así como a un maestro, y se suicidó en una escuela de Torreón, Coahuila.

En breves declaraciones a la prensa, el titular de la UIF, Santiago Nieto, explicó que detectaron un «flujo irregular» de
recursos y «transferencias internacionales a Estados Unidos» del padre y del abuelo, quien fue detenido por ser propietario del arma del crimen.

«Evidentemente estamos en el proceso de congelamiento de cuentas en razón de que vimos flujos de recursos que no corresponden a la actividad de las personas», explicó.

De acuerdo con las autoridades, las dos armas que empleó el menor en el tiroteo, y con las que efectuó un total de nueve disparos, eran propiedad de su abuelo, de calibre 25 una y 40 la otra, esta última de uso exclusivo del Ejército mexicano.

El abuelo, José Ángel, de 58 años de edad, fue recluido este lunes en el centro de readapatación social de Torreón acusado del delito de homicidio en comisión por omisión, el cual podría significarle una pena de entre 18 y 35 años de prisión, debido a que presuntamente las armas usadas por el niño son de su propiedad y estaban en su casa.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario


WordPress Lightbox Plugin