Con proclamas como: ¡Ni una más! ¡Ni una asesinada más! No necesitamos dialogar, necesitamos encontrarlos ¡Justicia, justicia!, fue como víctimas de la violencia en México recibieron al presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, a su llegada al Centro Cultural Tlatelolco en la Ciudad de México, en donde participó en el Segundo Diálogo por la Paz, la Verdad y la Justicia.

Al hablar ante los presentes, López Obrador, destacó que la violencia en el país se desató debido a que se apostó a un modelo económico, llamado neoliberal, que no es más que Porfirismo que se ‘reeditó’ para beneficio de un pequeño grupo a costa del sufrimiento de la gente, hecho que ha originado el dolor y la violencia.

El tabasqueño enfatizó que en la pasada elección “los mexicanos decidieron buscar un cambio verdadero, una transformación y eso es lo que nos tiene aquí, vamos a sacar a México de esta profunda crisis, a que se termine toda esta pesadilla todo este dolor”, aseguró que habrá cambios y que cumplirá con sus compromisos, “yo no tengo ningún compromiso con ningún grupo, con ninguna mafia y voy a estar siempre al servicio del pueblo… voy a hacer justicia”, dijo.

Asimismo, afirmó que el diálogo no termina ahora y que será constante. “No soy igual que los políticos corruptos, no me confundan” y agregó que estará recorriendo todas las regiones del país para mantener comunicación con el pueblo “y vamos a sacar al país de está desgracia”.

🔴#EnVivo “Segundo diálogo por la paz, la verdad y la justicia”, en la que familiares de víctimas de #Desaparición tendrán un diálogo con el presidente electo Andres Manuel Lopez Obrador y el equipo de transición, con el acompañamiento de OSCs y #CNDH.

Posted by Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) on Friday, September 14, 2018

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario