Alfonso Ramírez Cuéllar, presidente interino de Morena, hizo un llamado a que un cuerpo colegiado revise la metodología y la forma en que se levantaron las encuestas que ordenó el Instituto Nacional Electoral (INE) para definir al nuevo presidente nacional del partido, ya que dijo, cada vez hay más cuestionamientos y dudas sobre su realización.

“Creo que cada vez surgen más cuestionamientos, más dudas, desde los puntos de vista técnico-metodológico y estadístico de lo que sucedió, pero eso lo podemos saber en la medida en que, de manera oficial, el INE pudiera establecer el mecanismo y la autorización para la realización de esta auditoría que prometió que se realizaría. Eso está todavía en manos de los consejeros del Instituto Nacional Electoral», dijo el morenista.

Ramírez Cuellar acusó al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) de haberse convertido en un organismo “muy parcial, que asaltó la institucionalidad del partido», pues dijo, le quitó a los militantes de Morena el derecho de elegir a sus dirigentes, además de que borró todos los requisitos para ser presidente y secretario general del partido.

Sin embargo, el dirigente reconoció será difícil echar abajo el fallo que señala a Delgado Carrillo como el próximo dirigente nacional de Morena.

A la par de las declaraciones de Ramírez Cuellar, un grupo de académicos de la Universidad Libre de Berlín concluyeron que el proceso de encuestas fue un fraude, producto de la llamada “alquimia política”.

El doctor Raúl Rojas, matemático de la institución alemana que encabezó el grupo de acádémicos que estudiaron los resultados del proceso, explicó que entre las tantas anomalías encontradas que ponen en duda el resultado de la elección destaca el «intervalo de confianza de 2.3% en el sondeo que dio la victoria a Delgado sobre Porfirio Muñoz Ledo”.

Y es que de acuerdo con Rojas, la encuesta realizada no consideró la distribución de la militancia que participó en el proceso, puesto que de los simpatizantes del partido que formaron parte del ejercicio, 56.6% manifestó desconocer cuál era el objetivo real del ejercicio para el que fueron convocados. Destacó además que del total de participantes en el proceso, el 31.1% dijo no haber votado por ninguno de los dos candidatos mencionados.

Para Raúl Rojas los resultados “no cuadran” puesto que el “intervalo de confianza” de la encuesta es un inverosímil 2.3%. “Ahí está el meollo del asunto”, dijo. El experto expuso que se trata de un caso emblemático de “alquimia electoral”, por lo que no descarta que pronto los tribunales electorales del país descalifiquen el proceso interno, y entonces el partido del presidente tenga que iniciar un nuevo ejercicio de selección.

Después de analizar el proceso, el matemático detectó que, incluso, desde Palacio Nacional se dieron instrucciones precisas para que se llevaran a cabo asambleas regionales de Morena para beneficiar a Delgado, quién era el candidato favorito del titular del Poder Ejecutivo.

Dijo que “la alquimia electoral de la tercera encuesta” se orquestó a partir de la decisión tomada en Palacio Nacional, desde donde también se instruyó el ocultamiento de datos reales sobre el resultado de la encuesta y de sus procedimientos.

En realidad, explicó Rojas, “hubo tres candidatos: Delgado, Muñoz Ledo y la abstención, pues resulta que 34.1% de los encuestados no votaron por ninguno de los dos. Poquito más y la abstención gana”, agregó.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario