La mayor organización de automovilistas de EE.UU. advirtió del peligro de mirar aparatos electrónicos cuando los conductores se detienen en los semáforos, en rojo, que significa una distracción al momento de conducir.

La AAA (American Automobile Association) indicó que según sus investigaciones los conductores pueden experimentar un «efecto de resaca», en el que la mente sigue distraída hasta 27 segundos después de usar teléfonos inteligentes o sistemas de información y entretenimiento de voz cuando manejan.

En otras palabras, una vez que la luz del semáforo cambia a verde, es posible que su mente todavía esté concentrada en su teléfono y no en la carretera, indicó este jueves la AAA.

«La conclusión es que si su mente no está enfocada en conducir, no puede reaccionar adecuadamente a lo que sucede en la carretera frente a usted. Eso pone en riesgo a otros conductores, ciclistas y peatones «, dijo Mark Jenkins, portavoz del mayor grupo de la AAA, The Auto Club Group.

En el marco del mes (abril) de la concienciación sobre los peligros de la conducción de manera distraída, la AAA indicó que según la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en 2019, último año del que hay datos oficiales, murieron 3,142 personas en los Estados Unidos por ese motivo.

Eso significa nueve muertes en promedio al día y un aumento del 10% con respecto al año anterior (2,839 muertes en 2018). «La conducción distraída sigue siendo un problema de seguridad vial creciente en todo el país», dijo Jenkins.

«Cualquier distracción, ya sea enviar mensajes de texto o hablar con un pasajero, podría ser suficiente para provocar un accidente. AAA insta encarecidamente a los conductores a centrarse en lo más importante, la carretera que tienen delante», señaló el portavoz.

Las tres principales fuentes de distracción para un conductor son el uso del teléfono móvil, la tecnología del propio vehículo y los otros pasajeros, de acuerdo con AAA.

Foto: Twitter @MarianoGaidoOk

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario