El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, aseguró este martes que la reducción en el número de pruebas de COVID-19 en México obedece a una reducción en el número de pacientes.

«En la medida que tenemos menos personas que enferman, hay menos pruebas porque hay menos personas que necesitan que se les realicen pruebas», aseguró López-Gatell en la conferencia de prensa matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

El epidemiólogo señaló que algunos medios de comunicación tienen «la idea» de que en México «se reducen los casos registrados porque se reduce el número de pruebas», pero defendió que la realidad «es exactamente al revés».

El subsecretario aseguró que el porcentaje de muestreo, es decir el número de pruebas en función de los enfermos, se acerca al 100%, por lo que «se está haciendo más pruebas pero hay menos» enfermos.

Y es que con 563,705 contagios confirmados y 60,800 defunciones en el país a causa del virus, el subsecretario asegura que hay «una clara tendencia de descenso» de la pandemia, donde 28 de los 32 estados acumulan el menos dos semanas de reducción de contagios, hospitalizaciones y fallecimientos.

Sin embargo, el pasado viernes la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que en México «solo» se hacen tres pruebas por cada 100,000 habitantes y que la situación de la pandemia en el país es «compleja» porque su escala está «subrepresentada».

El mecanismo de rastreo en México ha causado polémica desde la llegada del virus en febrero pasado por ser uno de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) que menos pruebas diagnósticas realiza a la población.

Varias investigaciones periodísticas basadas en certificados de defunción apuntan que el número de fallecidos en lugares como la Ciudad de México podría ser el doble o el triple al registrado.

López-Gatell siempre ha admitido el subregistro y ha defendido que es «imposible» medir el número exacto de contagios de una epidemia, por lo que las autoridades sanitarias se centraron en preparar a los hospitales para los casos más graves.

En ese sentido, presumió que solo están ocupadas el 37% de las camas de hospitalización general y el 32% de las camas de terapia intensiva gracias a los esfuerzos para conseguir equipos.

Sobre las pruebas que se realizan, la Secretaría de Salud informó que se tomó la decisión de ampliar los síntomas para sospechar de Covid-19, pues se detectó que había una proporción de personas que acudían a consulta y no se sospechaba que tuvieran Covid, por lo que se les retardaba la atención.

«Entonces, al detectar esto consideramos que hay que ampliar la definición, se agregaron los síntomas accesorios, pérdida del olfato, pérdida del gusto, diarrea y además se requiere ahora que un solo síntoma de los accesorios sea suficiente para sospechar Covid», explicó López-Gatell.

Indicó que esto ayudará a que se amplíe el universo de sospecha para que las personas sean detectadas más oportunamente; aunque reconoció que ello llevará a que haya un aparente aumento de casos, producto de que se empiecen a detectar más los casos o que se les clasifique como casos sospechosos.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario