El huracán ‘Delta’ se intensificó rápidamente este martes hasta convertirse en un ciclón de categoría 4, con vientos de 230 kilómetros por hora (km/h).

Previsiblemente golpeará con fuerza el sureste del país durante las primeras horas de este miércoles, para posteriormente dirigirse a la costa de Estados Unidos esta misma semana.

En Cancún, largas filas se extendían en supermercados, almacenes y estaciones de servicio mientras los residentes se apresuraban a buscar provisiones bajo cielos mayormente soleados. Las autoridades advirtieron a la población que tuvieran agua y comida a la mano suficientes para varios días.

Mientras tanto, comenzaron las evacuaciones de turistas y residentes de las zonas hoteleras a lo largo de la Riviera Maya. El gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín, dijo que ya había autobuses que estaban sacando a la gente de la isla Holbox y que todos los hoteles de Puerto Morelos llevaban a sus huéspedes a refugios seguros.

Los hoteles con estructuras suficientemente firmes como para soportar el impacto de huracanes comenzaron a mover a sus huéspedes a las zonas más seguras y activaban todos sus protocolos de emergencia.

La alcaldesa de Cancún, Mara Lezama Espinosa, dijo que la ciudad había abierto más refugios de lo habitual para dar a las personas más espacio debido a la pandemia de COVID-19.

Antes de llegada de Delta, había 40,900 turistas en todo el estado, según los datos de la secretaria de Turismo de Quintana Roo, Marisol Vanegas, un número menor de lo usual para esta temporada debido al coronavirus, que devastó económicamente la zona por cierres obligados.

En el complejo Moon Palace, al sur de Cancún, cientos de huéspedes de hoteles de la misma cadena en Cozumel, Isla Mujeres o turistas que estaban en las zonas más cercanas a la playa, fueron trasladados al centro de convenciones del complejo, un área «supersegura» donde se les facilitaría todo lo necesario, dijo Cessie Cerrato, vicepresidenta de Relaciones Públicas del Moon Palace. Debido a la pandemia, el centro exigía el uso de cubrebocas y que se respetara la distancia de seguridad entre familias.

Quintana Roo ordenó que todos los negocios no esenciales cerraran antes de las 13:00 hrs, y prohibió la venta de alcohol. Los comercios de primera necesidad, como los supermercados, cerraron a las 17 horas.

El ojo de ‘Delta’ estaba esta tarde a 290 kilómetros al este-sudeste de Cozumel, y a 330 km al sureste de Cancún, Quintana Roo. Presenta vientos m+aximos de 230 km/h y rachas de 280 km/h, desplazándose hacia el oeste-noroeste a 28 km/h.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario