El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) insistió este lunes que una vez que concluya su administración, se retirará de la política y celebró que al interior del movimiento que encabeza hay perfiles que ayudarán a lograr el relevo generacional que se necesita.

Mencionó a seis posibles sucesores para la elección presidencial de 2024; entre ellos nombró a la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, y al canciller, Marcelo Ebrard.

«¿Quién puede sustituirme? Primero tomar en cuenta que va a ser el pueblo el que va a decidir. Del flanco progresista liberal hay muchísimos», respondió cuestionado por el tema durante su rueda de prensa matutina en Palacio Nacional.

Mencionó explícitamente y en este orden a Sheinbaum; Ebrard; al embajador ante la ONU, Juan Ramón de la Fuente; al embajador en Estados Unidos, Esteban Moctezuma; a la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier; y a la secretaria de Energía, Rocío Nahle.

López Obrador no mencionó en cambio otros nombres que suenan en las quinielas y quienes no han descartado su interés por buscar la silla presidencial, como el líder de la mayoría en el Senado, Ricardo Monreal, o el dirigente nacional de Morena, Mario Delgado.

Y es que el pasado jueves, durante un acto de festejo por los tres años de victoria de López Obrador, convocado por la dirigencia nacional de Morena, Claudia Sheinbaum fue ovacionada con gritos de «presidenta, presidenta, presidenta, mientras que Delgado Carrillo fue abucheado.

Sheinbaum suena desde hace tiempo con fuerza para suceder a López Obrador junto a Marcelo Ebrard, aunque ambos se vieron involucrados en el accidente del Metro que dejó 26 muertos en mayo, por lo que su eventual candidatura podría verse afectada.

López Obrador dijo este lunes que la tradición del «tapado», por la cual el presidente en turno elegía a su sucesor, «ya es historia» y ahora es «el pueblo el que va a decidir».

El presidente volvió a desmentir que buscará su reelección en 2024, ya que además de recordar que la Constitución no lo permite, aseguró que ese año se jubilará y no volverá a «participar en política».

«Soy el presidente de más edad en la historia de México. Entonces no podría (reelegirme) además de que no me lo permitirían mis convicciones», sostuvo el mandatario.

Recordó que el próximo año se someterá a un referéndum de revocación de mandato para que los mexicanos decidan si debe renunciar o seguir al frente del gobierno hasta 2024, aunque se mostró confiado de que lo va a ganar.

«Voy a estar aquí si el pueblo lo decide. Voy a una consulta en marzo del año próximo. Eso no me preocupa mucho, sé que la gente va a mantener el apoyo. Me preocupa más la ciencia y el Creador», remató.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario