Al concluir el evento donde México anunció una inversión de 30 millones de dólares para El Salvador con la finalidad de echar a andar programas para la siembra de árboles en comunidades salvadoreñas, ambos presidentes se dirigieron a celebrar de manera simbólica el acuerdo con la siembra de árboles en el vivero agroforestal militar de Tapachula, Chiapas.

Al concluir la siembra de dos árboles y al posar para la foto, los presidentes se tomaron de la mano y cuando López Obrador levantó la mano de su homólogo de El Salvador, accidentalmente lo golpeó en la mejilla.

El mandatario de El Salvador tomó el hecho con una sonrisa y solo quedo en una anécdota de la firma del convenio de cooperación entre ambas naciones.

Más tarde, el mandatario salvadoreño, Nayib Bukele, mencionó en sus redes sociales con humor: «eso me pasa por decirle ‘cabecita de algodón'».

«Ahora tienen un lujo de presidente, pero el no va a poder arreglar las cosas en seis meses, ni en un año, ni en dos. Así que apóyenlo», dijo Bukele antes de regresar a su país.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario