El presidente Andrés Manuel López Obrador se lanzó este lunes en contra de los cientos de miles de mexicanos que salieron a las calles ayer, en defensa de la democracia y del Instituto Nacional Electoral (INE).

Aseguró que quienes marcharon en el fondo lo hicieron pues están en contra de la transformación que se está llevando en el país, ocupando el tema de la defensa del INE como un pretexto.

«Lo hicieron a favor de los privilegios que ellos tenían antes del gobierno que represento, lo hicieron a favor de la corrupción, lo hicieron a favor del racismo, a favor del clasismo, de la discriminación, ese es el fondo».

Cuestionado sobre la partipación de José Woldenberg como único orador en la marcha de la Ciudad de México, el presidente fue claro al señalar que se da «baños de pureza» al pareticipar en estas movilizaciones cuando él «convalidó fraudes electorales» cuando estuvo al frente de la autoridad electoral.

«Le voy más a la maestra Elba Esther, porque esa no se da baños de pureza, es más sincera que Woldenberg. Porque lo que más molesta es la hipocresía, la simulación».

Acusó que el consejero presidente del IFE, como muchos otros de quienes convocaron a las marchas de ayer quien un pueblo sin poder y un poder en donde solo participen algunos cuantos.

Recordó que fue Woldenberg quien firmó en el 2006 un desplegado negando el fraude que se cometió por el que se robaron la Presidencia.

Insistió en sus señalamientos de que Woldenberg es el «maestro» de todos los que se han mantenido en el INE, quienes tienen un «pensamiento conservador, nada más que muy hipócrita».

Y es que ayer, Woldenberg  fue el orador en el Monumento a la Revolución, donde llegó el contingente que salió del Ángel de la Independencia. En su mensaje, indicó que el todos los asistentes tenían un solo objetivo: defender el sistema electoral que se ha construido a lo largo de muchas generaciones.

Recordó que fueron ocho reformas las que se han llevado a cabo entre 1977 y 2014, las cuales que han permitido la convivencia y competencia de la pluralidad y la estabilidad políticas, la trasmisión pacífica de los poderes públicos y la ampliación de las libertades.

«La titularidad del Poder Ejecutivo ha cambiado y lo ha conquistado el partido A, el partido B y el partido C. El Poder Legislativo ha recogido los cambios en las preferencias políticas de millones de mexicanos; las minorías de ayer son las mayorías de hoy y en todo el país, ese proceso se repite y se ha naturalizado a lo largo de casi tres décadas. No llegamos a una estación final. Tampoco a un paraíso. Apenas a una germinal democracia pero que nos ha permitido asentar la pluralidad política y que la misma pueda coexistir y competir de manera pacífica», dijo ayer Woldenberg ante los asistentes.

Acusó que buena parte de lo edificado se quiere destruir desde el gobierno.

«México no puede volver a una institución electoral alineada con el gobierno, incapaz de garantizar la necesaria imparcialidad en todo el proceso electoral. Nuestro país no merece regresar al pasado porque lo construido permite elecciones auténticas, piedra angular de todo sistema democrático», añadió.

Dijo que México no puede centralizar todos los procesos electorales en dos instituciones, el INE y el Tribunal Electoral, quienes dijo, no podrán realizar con eficiencia lo que hoy encuentra cauce y solución en 32 entidades soberanas, los llamados OPLE’s

Fue claro en señalar que México no merece una reforma constitucional en materia electoral impulsada por una sola voluntad, en referencia al presidente López Obrador.

«No a la destrucción del INE. No a la destrucción de los institutos locales. No a la destrucción de los tribunales locales. No a la pretensión de alinear a los órganos electorales a la voluntad del gobierno. No al autoritarismo. Sí a la democracia.Sí a un México democrático», finalizó Woldenberg su participación.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario