El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, indicó que no retirará de inmediato los aranceles impuestos a muchas importaciones procedentes de China, implementados por el presidente Donald Trump, y adelantó que tampoco romperá el acuerdo comercial inicial alcanzado por la administración actual.

Biden argumentó que quiere maximizar su capacidad de maniobra en futuras conversaciones con el gigante asiático.

En entrevista con Thomas Friedman, columnista del New York Times, Biden afirmó: «No voy a hacer ningún movimiento inmediato, y lo mismo se aplica a los aranceles». Agregó: «No voy a prejuzgar mis opciones». La columna de Friedman fue publicada este miércoles.

Recordemos que durante el gobierno de Trump, Estados Unidos y China se enfrascaron en una guerra comercial de un año que se detuvo en gran medida desde que ambas partes llegaron a un acuerdo de fase uno en enero pasado. Si bien algunas industrias y sectores económicos se han beneficiado de las políticas proteccionistas de Trump, la comunidad empresarial y la mayoría de los expertos han criticado en gran medida las políticas, pues la mayor parte del costo de los aranceles ha sido asumido por empresas y compradores estadounidenses.

Biden le dijo a Friedman que una de las primeras prioridades después de asumir el cargo en enero será restablecer las relaciones con países aliados para fortalecer su posición negociadora frente a China.

El demócrata sostuvo que la clave para las conversaciones con China es la «capacidad de negociación» y, en su opinión, «todavía no la tenemos».

Biden anunció que se reunirá este miércoles con trabajadores y empresarios estadounidenses afectados por el COVID-19, al tiempo en que ha instado al Congreso a resolver un enfrentamiento de meses sobre la ayuda por el coronavirus.

El demócrata ha seleccionado a muchos de sus principales asesores económicos y de seguridad nacional, aunque no está claro cuántos obtendrán la confirmación en un Senado muy dividido, cuyo control estará determinado por elecciones de segunda vuelta en enero.

Ayer, el presidente electo presentó a su equipo económico y prometió ayudar a los estadounidenses a superar la crisis económica, que su futura secretaria de Tesoro, Janet Yellen, calificó de «tragedia».

Biden apostó por un equipo con un fuerte acento femenino, que represente la diversidad de Estados Unidos y compuesto por personalidades consagradas en su ámbito, con el objetivo de revivir la economía del país, que tiene el doble de desempleo que antes del coronavirus y un crecimiento amenazado.

«Son tiempos difíciles, pero la ayuda está en camino», afirmó Biden al presentar al equipo que lo acompañará en La Casa Blanca, encabezada por Janet Yellen, quien estuvo al frente de la Reserva Federal y que se convertirá en la primera mujer al frente del Departamento del Tesoro si es confirmada por el Congreso.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario