El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, indicó este viernes que ordenaría una mayor producción de jeringas y otros suministros para acelerar la vacunación contra el COVID-19 y mejorar el programa de inmunización del gobierno de Donald Trump, al que calificó como un «fracaso lamentable».

Según el plan presentado por el futuro presidente de EUA, los trabajadores federales de socorro en casos de desastre establecerán miles de centros de vacunación, donde médicos jubilados administrarían vacunas a maestros, trabajadores de tiendas de comestibles, personas mayores de 65 años y otros grupos que actualmente no califican.

Se señala que Biden invocaría la Ley de Producción de la Defensa para aumentar la producción del equipo necesario para distribuir las vacunas, como viales de vidrio, agujas y jeringas, y, también, para apoyar la refrigeración y el almacenamiento de las vacunas.

Los estados que usen su Guardia Nacional en el proyecto recibirán un reembolso del gobierno federal, dijo el equipo de transición.

Con las tasas de infección en aumento, Biden ha prometido hacerlo mejor que el presidente Donald Trump para frenar el virus, y conseguir que 100 millones de dosis estén en los brazos de los estadounidenses durante sus primeros 100 días en el cargo.

Biden pidió que se aumente la distribución de vacunas en los barrios de bajos ingresos que actualmente no están bien atendidos por los hospitales de salud pública y las farmacias. Biden también planea una campaña de marketing para animar a los escépticos de la vacuna a que se inoculen.

«Este es un momento para establecer grandes metas y acometerlas con coraje y convicción porque la salud del país está literalmente en juego», dijo Biden.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario