La recuperación económica de América Latina y el Caribe se acelerará a una tasa del 6.3% en 2021, impulsada por el rebote en México y Brasil, aunque las secuelas de la pandemia tardarán en desaparecer, indicó este miércoles el Banco Mundial (BM).

Recordemos que hace cuatro meses, el organismo había anticipado un crecimiento para este año del 5.2%.

En su nuevo informe sobre la economía de la región, el BM advirtió de que la estimación del 6.3% para este año, impulsado por la aceleración de la vacunación contra la COVID-19, no logrará revertir del todo la contracción de 6.7% que tuvo lugar el año pasado.

Las dos grandes economías regionales mostrarán un sólida expansión, pero lo harán por debajo de la media: Brasil crecerá un 5.5% este año, por encima del 4.5% previsto en junio; y nuestro país lo hará en 5.7%, mejorando así el 5% anticipado cuatro meses atrás.

Asimismo, el Banco Mundial explicó que las previsiones de crecimiento para los próximos dos años en Brasil y México caerán por debajo del 3%, lo que supondría un regreso a las tasas de crecimiento bajas de la década de 2010.

En su informe, el BM asegura que «la crisis de COVID-19 se sumó a otra `década perdida’ de bajo crecimiento, lo que sugiere problemas estructurales más profundos».

Antes del COVID-19 Latinoamérica venía ya con una trayectoria hacia el estancamiento: entre 2014 y 2019 creció a una tasa promedio del 0.3%, menor al promedio del 0.9% registrado en los años de la Primera Guerra Mundial, y al del 1.3% de la Gran Depresión, de acuerdo con CEPAL.

En 2019 el crecimiento fue de sólo un 0.8% y cayó a un 6.7% en 2020, según el BM.

A nivel país, el BM prevé que la economía de Perú, una de las más castigadas en 2020 con una contracción del 11.1%, será la que más crezca en 2021 en Latinoamérica, un 11.3%, aunque podría contraerse nuevamente a una tasa del 3.2% en 2022. Chile, cuyo PBI retrocedió un 5.8% en 2020, podría crecer un 10.6% en 2021 y un 2.4% en 2022; y Panamá, cuya actividad se contrajo un 17.9% en 2020, crecería un 9.9% en 2021 y un 7.5% en 2022.

El reporte, titulado «Recobrar el crecimiento: Reconstruyendo economías dinámicas pos-COVID con restricciones presupuestarias», advierte además de los numerosos obstáculos que encara la región.

Entre ellos, destaca que «la persistencia» de las presiones inflacionarias a nivel mundial podría derivar en tasas de interés más elevadas y reducir la demanda, y que los crecientes niveles de déficit público y endeudamiento limitan el potencial de cualquier intervención pública futura.

«Ahora más que nunca, es necesario recuperar un crecimiento dinámico, inclusivo y sostenible para reparar tanto el legado de la pandemia como necesidades sociales persistentes», consideró el banco en su informe.

El banco asegura que la región debe implementar «de manera urgente reformas muy postergadas aunque viables» en los sectores de la infraestructura, salud, educación, política energética e innovación, y además encarar los desafíos del cambio climático.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario