El gobierno federal publicó este viernes el expediente que le entregó Washington sobre el caso de Salvador Cienfuegos, exsecretario de la Defensa Nacional durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, al que se había acusado de narcotráfico en Estados Unidos, y que ayer fue exonerado por la Fiscalía General de la República (FGR).

«Las pruebas recabadas en los Estados Unidos consisten principalmente en unas comunicaciones interceptadas, en decomisos físicos de drogas y en testigos cooperantes», establece dentro del expediente una carta firmada por Timothy Shea, administrador interino del Departamento de Justicia estadounidense.

Esta mañana, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) acusó a la DEA de «fabricar» los cargos contra el General y pidió publicar el expediente que Washington envió el 29 de octubre a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

«Les ofrecemos disculpas (a Estados Unidos) y ojalá comprendan, pero por encima de todo está la dignidad del gobierno y la autoridad moral del presidente», declaró en su conferencia matutina, donde dijo que instruyó a la cancillería a hacer público el expediente.

El expediente difundido por la SRE consta de 748 páginas, incluyendo las cartas de Shea a Marcelo Ebrard, titular de la dependencia.

En su mayoría son mensajes de texto e imágenes que, presuntamente y de acuerdo con la DEA, Cienfuegos se intercambió con narcotraficantes. En la carta, el administrador del Departamento de Justicia explica que estas pruebas se usaron para elaborar cuatro cargos de asociación delictuosa para fabricar, distribuir e importar cocaína, metanfetamina, marihuana y heroína, además de lavado de dinero.

«No hubo interceptaciones electrónicas hechas en territorio nacional mexicano», afirma Shea en la misiva.

El funcionario del Departamento de Justicia asegura que la DEA «no investigó a Cienfuegos como un objetivo principal y tampoco interceptó directamente sus comunicaciones». La DEA, argumenta Shea, se topó con el caso de Cienfuegos mientras investigaba a Juan Francisco Patrón Sánchez, narcotraficante conocido como el H2, y Daniel Isaac Silva Gárate, el H9, quienes operaban en Nayarit.

«Él (Cienfuegos) fue acusado como un coconspirador después de haber sido identificado personalmente en las pruebas interceptadas que se desarrollaron en contra de Silva Gárate y Patrón Sánchez», sostiene el texto. Las pruebas de la DEA afirman que en los mensajes de texto se identificaba a Cienfuegos como Padrino y Zepeda, su segundo apellido.

En la evidencia, también incluyen presuntas capturas de pantalla de «comunicaciones» de Cienfuegos sobre «unas reuniones de la DEA con sus homólogos mexicanos» acerca de investigaciones en contra de Patrón Sánchez. «Las interceptaciones electrónicas del fuero federal revelaron también el papel que desempeñaba Cienfuegos Zepeda al restringir operativos militares en Nayarit con la finalidad de proteger las operaciones de Patrón Sánchez», asevera el funcionario del Departamento de Justicia.

Al desestimar los cargos, el gobierno mexicano ha sostenido que un narcotraficante se hizo pasar por Cienfuegos en los mensajes y que la evidencia es meramente circunstancial.

Cargador Cargando...
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario