Un hombre en China podría ser el primer caso humano en que se detecte la cepa H10N3 de la gripe aviar, según informó el gobierno chino.

Y aunque la Comisión Nacional de Salud alertó de este caso, precisó que es bajo el riesgo de contagio a gran escala.

El hombre de 41 años, de la provincia oriental de Jiangsu, al noroeste de Shanghái, fue hospitalizado el 28 de abril y permanece estable.

No se había reportado un caso humano de H10N3 en ningún otro sitio, según informó la Comisión. «Esta infección es una transmisión accidental entre especies», informó. «El riesgo de transmisión a gran escala es bajo».

La noticia llega en medio de una mayor conciencia de la amenaza de las enfermedades emergentes, a medida que la pandemia de COVID-19 continúa cobrando vidas en todo el mundo.

A diferencia de los coronavirus, existen sistemas globales de monitoreo de la influenza que vigilan los casos humanos de gripe aviar, desde que una cepa llamada H5N1 apareció a fines de la década de 1990 en los abarrotados mercados de aves de corral vivas en Hong Kong.

Entre 2013 y 2017, otra gripe aviar llamada H7N9 infectó a más de 1,500 personas en China a través del contacto cercano con pollos infectados.

Con esos antecedentes, a las autoridades de salud no les sorprende ver casos humanos ocasionales de varias cepas de gripe aviar y monitorean de cerca cualquier señal de que alguna se esté propagando entre las personas.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario