La Fiscalía General de la República (FGR) informó la noche de ayer, que luego de analizar y llevar a cabo las dirigencias necesarias, así como analizar las pruebas presentadas por las partes, concluyó, a través de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), no ejercer acción penal en contra del General Salvador Cienfuegos Zepeda, extitular de la Secretaría de la Defensa Nacional.

La FGR recordó que desde el año 2013, durante la administración del expresidente Enrique Peña Nieto, la Agencia Antidrogas de los Estados Unidos de América (DEA), inició sin el conocimiento y sin la colaboración de las autoridades mexicanas, una investigación de delitos contra la salud, en donde se involucraba a Cienfuegos Zepeda.

Apuntó que la DEA continuó con la investigación durante la administración del presidente López Obrador, sin que tampoco se haya informado a las autoridades mexicanas del caso.

Fue así que el pasado 15 de octubre, agentes de la DEA detuvieron al exfuncionario mexicano en el aeropuerto de Los Ángeles, California, sujetándolo a proceso, por delitos contra la salud y lavado de dinero. Sin embargo, tras el reclamo del gobierno mexicano, cinco semanas después de haber sido detenido, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos le solicitó a la Jueza que conoció del caso desestimar los cargos; el 18 de noviembre de 2020, el General Cienfuegos fue entregado por las autoridades norteamericanas, al Ministerio Público de nuestro país.

Durante el tiempo que estuvo detenido el General, y después de haber sido informada sobre el procedimiento, la Fiscalía General de la República solicitó y recibió las pruebas que enviaron las autoridades norteamericanas, para poder iniciar su propia investigación.

Fue el 9 de enero de este año, que Cienfuegos Zepeda conoció las imputaciones hechas por las autoridades norteamericanas, así como las investigaciones realizadas por la FGR, teniendo acceso a todo el expediente, como correspondía a la fase procesal.

La Fiscalía indicó que el extitular de la Sedena aportó sus elementos de prueba, paralelamente a que la Fiscalía llevaba a cabo las acciones necesarias para recabar las evidencias necesarias.

«Se llegó a la conclusión de que el General Salvador Cienfuegos Zepeda nunca tuvo encuentro alguno con los integrantes de la organización delictiva investigada por las autoridades norteamericanas; y tampoco sostuvo comunicación alguna con ellos, ni realizó actos tendientes a proteger o ayudar a dichos individuos. Tampoco se encontró prueba alguna de que hubiera utilizado ningún equipo o medio electrónico, ni que hubiera emitido orden alguna para favorecer al grupo delictivo señalado en este caso», indicó la FGR a través de un comunicado.

Finalizó indicando que del análisis de su situación patrimonial y el cumplimiento de sus obligaciones fiscales, no se encontró ningún dato o señal de que el exfuncionario obtuviera ingresos de forma ilegal o incrementara su patrimonio de forma irregular.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario