Un total de 227 defensores del medio ambiente fueron asesinados en 2020 en todo el mundo, con Colombia al frente de la lista al ser el país con el mayor número de homicidios, según un informe divulgado este lunes por la organización Global Witness.

Esta organización no gubernamental señala que, a medida que se intensifica la crisis climática, con incendios forestales, sequías que destruyen tierras agrícolas o inundaciones, la situación de las comunidades y los defensores de la tierra empeora.

Según la ONG, con sede en el Reino Unido, un promedio de cuatro defensores del medio ambiente han sido asesinados cada semana desde que se firmara el Acuerdo de París sobre cambio climático en 2015, aunque puntualiza que es probable que haya más.

Según el documento, al menos el 30% de los ataques registrados estaban relacionados con la explotación de recursos, como talado, represas hidroeléctricas, minería y agroindustria a gran escala.

La tala, de acuerdo con la ONG, fue la industria vinculada a la mayor cantidad de asesinatos en 2020, con 23 casos, en países como Brasil, Nicaragua, Perú y Filipinas.

El responsable de las campañas de Global Witness, Chris Madden, dijo que le gustaría «algún día» informar del fin de la violencia contra quienes defienden el planeta, pero que continuarán denunciándolo si los gobiernos siguen sin tomarse en serio la protección de los ecologistas.

El informe subraya que Colombia volvió a ser el país con mayor número de ataques registrados, con 65 defensores asesinados en 2020, y resalta que un tercio de estos ataques fueron contra indígenas.

Después de Colombia le sigue nuestro país, con 30 asesinatos. Además de ser el segundo país con más asesinatos, México vivió un aumento del 67% de estos crímenes respecto a 2019.

El tercer puesto mundial lo ocupa Filipinas con 29, seguido en su mayoría por países latinoamericanos: Brasil con 20 asesinatos, Honduras (17), República Democrática del Congo (15), Guatemala (13), Nicaragua (12), Perú (6), India (4), Indonesia (3), Suráfrica (2) y Tailandia (2).

En 2020 hubo también numerosos ataques contra defensores indígenas en México, América Central y del Sur, Filipinas e Indonesia. Nicaragua fue testigo de 12 asesinatos, en comparación con 5 en 2019, lo que lo convierte en el país más peligroso per cápita para los defensores de la tierra y el medio ambiente en 2020.

En Brasil y Perú, casi las tres cuartas partes de los ataques registrados tuvieron lugar en la región amazónica de estos países. También se documentaron 18 asesinatos en África en 2020, en comparación con 7 en 2019.

El informe resalta que la pandemia, en lugar de reducir los crímenes, hizo de los defensores un blanco más fácil al estar encerrados en sus casas. La organización alerta además de un aumento en el tipo de amenazas, con más arrestos, campañas de desprestigio y criminalización bajo una retórica antiterrorista.

América Latina sigue siendo la región más peligrosa del mundo para los defensores del medioambiente: 3 de cada 4 ataques registrados en el 2020 sucedieron en la región y 7 de los 10 países más afectados son latinoamericanos.

Foto: Global Witness

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario