Estados Unidos dejó para este viernes, último día de la Cumbre de las Américas, la declaración sobre migración que presenta como una asociación regional de responsabilidad compartida sobre el asilo y el control fronterizo.

«Una migración segura y ordenada es buena para todas nuestras economías, incluida la de Estados Unidos. Puede ser un catalizador para el crecimiento sostenible, mientras que la migración irregular no es aceptable», afirmó el presidente estadounidense el miércoles, durante el discurso inaugural de la novena Cumbre de las Américas.

El término clave para Biden es responsabilidad compartida, debido a que Estados Unidos no quiere cargar con todo el peso del flujo migratorio.

Y aún menos a pocos meses de las elecciones de medio término en Estados Unidos que se tienen programadas para noviembre próximo.

Una funcionaria gubernamental que solicitó el anonimato afirmó que Biden «está pidiendo a todos los gobiernos a lo largo de la ruta migratoria que establezcan o fortalezcan el proceso de asilo en sus respectivos países». También se pedirá que «refuercen sus fronteras de manera más efectiva, realizando controles y expulsando a las personas que no son elegibles para el asilo».

Quienes firmen, se comprometerán a ampliar los programas de trabajo temporal para migrantes y mejorar sus opciones legales, a medida que la región trabaja para gestionar niveles récord de indocumentados.

Un borrador revisado por la agencia Reuters muestra que los países también acordarían impulsar el acceso a los servicios públicos y privados para los migrantes, mejorar la aplicación de la ley e instar a las instituciones financieras a revisar el apoyo a los países con poblaciones migrantes.

Entre las opciones para la migración legal descritas en la declaración de migrantes se encuentran la acogida de refugiados y la reunificación de familias.

Según datos del propio gobierno estadounidense, unos 7,500 migrantes irregulares, en su mayoría de Centroamérica, pero también de Cuba, Nicaragua Venezuela y Haití, intentan cruzar a diario la frontera.

La incógnita ahora es cuántos países firmarán la declaración, en un momento en que la relación de Washington con algunos de sus vecinos no pasa por su mejor momento. Según la funcionaria gubernamental, Estados Unidos «no espera que todos los países firmen», pero priorizará por «aquellos más afectados por la migración y los flujos de refugiados».

En la jornada de ayer, el mandatario argentino Alberto Fernández se dirigió a Biden hablando en calidad de presidente pro tempore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), a la que pertenecen los tres excluidos por Estados Unidos.

«El hecho de ser país anfitrión de la Cumbre no otorga la capacidad de imponer el derecho de admisión», dijo.

El primer ministro de Belice, John Briceño, se sumó a la protesta. «Esta cumbre es de todas las Américas. Por lo tanto, es imperdonable que todos los países de las Américas no estén aquí».

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario