Una nueva investigación especial de la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) revela que durante el sexenio de Miguel Ángel Mancera como jefe de Gobierno de Ciudad de México, el gobierno local tenía un centro de espionaje que monitoreaba a ciudadanos, funcionarios y políticos, entre ellos al hoy presidente, Andrés Manuel López Obrador, y a la actual Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum.

El número 15 de la calle Manuel Márquez Sterling en la colonia Centro operó como un centro de espionaje pagado con dinero público; desde ahí se intervinieron teléfonos de ciudadanos, funcionarios locales y políticos principalmente de Morena.

Especialmente, MCCI reporta que López Obrador fue una de las personas vigiladas. La organización accedió a documentos entre los que se encuentra un estudio con fotografías e información sobre propiedades, residencias y puntos de reunión del hoy presidente de México, su esposa e hijos.

«En estos documentos, parte del análisis forense informático que integra una carpeta de investigación abierta en la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México, se detallan ejemplos de lo obtenido en el edificio entre 2016 y 2018: miles de minutos de conversaciones telefónicas y mensajes intervenidos de aplicaciones como Telegram, decenas de sábanas de llamadas y el seguimiento de 119 políticos, académicos y funcionarios públicos», entre los que señalan a Patricia Mercado, entonces secretaria de Gobierno y el exdelegado de Cuauhtémoc Ricardo Monreal.

La investigación refiere que las prácticas de espionaje comenzaron, al menos, un mes y 11 días después de que Miguel Ángel Mancera asumiera como titular del gobierno capitalino. Se habría desmantelado durante los últimos meses de su sexenio.

Los responsables de la investigación, Íñigo Arredondo y Valeria Durán, relatan que al cuestionar a Mancera sobre si  conocía dichas operaciones de espionaje, el ahora senador se limitó a contestar que el trabajo de las autoridades es investigar.

El coordinador de la ‘casa espía’ de Sterling fue Gustavo Caballero, policía de investigación. Anteriormente, Caballero había encabezado la Unidad de Investigación Cibernética en la entonces Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, cuando Miguel Ángel Mancera era el titular de la dependencia.

El equipo, de al menos 30 personas, se encargaban de realizar las escuchas telefónicas, seguían ubicaciones y armaban supuestos planes de seguridad para la Secretaría de Gobierno de Ciudad de México. Para ello contaban con al menos 42 computadoras, drones, 10 motos y 12 autos.

Pese a que el puesto oficial de Caballero era el de de director general de técnicas y tecnologías de la Coordinación General de Políticas de Administrativas de Planeación y Organización de la PGJDF, testimonios refieren que nunca se reportaba a la Procuraduría, sino a Héctor Serrano, secretario de Gobierno hasta 2015 y hoy diputado federal, con el que se reunía semanalmente.

El análisis forense informático que realizó MCCI, indica que, durante las semanas previas a las elecciones de julio de 2018 hasta el 5 de diciembre, los empleados de Sterling se encargaron de eliminar miles de archivos de las 42 computadoras, así como de sacar 23 laptop HP del edificio. Por ejemplo, horas después de la toma de posesión del gobierno de Claudia Sheinbaum se borraron 365 mil archivos.

Entre los miembros de Morena a los que se les ‘investigó’, aparecen: Armando Contreras Castillo, Bertha Luján, Carlos Candelaria López, Layda Sansores, Martha Lucía Mícher Camarena, Martí Batres, Pablo Moctezuma Barragán, Ricardo Monreal, Vidal Llerenas Morales, y Yeidckol Polevnsky.

Investigación completa en MCCI

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario