La histórica asignación de 650,000 millones de dólares en derechos especiales de giro (DEG), el activo de reserva del Fondo Monetario Internacional (FMI), ha entrado en vigor este lunes, según ha confirmado la directora gerente de la
institución, Kristalina Georgieva.

La distribución de los DEG se realiza en función de la cuota de participación de cada uno de los 190 países miembros del FMI, por lo que a México le corresponden lo equivalente a 12,200 millones de dólares en derechos asignados.

De este modo, alrededor de 375,000 millones de dólares corresponden a las economías avanzadas y otros 275,000 millones de dólares se destinarán a los países emergentes y en desarrollo, de los cuales los países de bajos ingresos recibirán alrededor de 21,000 millones de dólares, lo que equivale a un 6% del PIB en algunos casos.

La institución internacional ha destacado que los miembros disfrutan de un alto grado de libertad para gestionar los DEG’s asignados y ha expresado su confianza en que la asignación tenga importantes beneficios macroeconómicos para la economía global y para los países miembros, ya que se trata de un instrumento único que apoya a todos los países miembros del FMI, aumenta las reservas, ayuda a generar confianza y envía una poderosa señal de cooperación frente a la crisis de la COVID-19.

«Los países pueden utilizar el espacio proporcionado por la asignación de DEG para apoyar sus economías e intensificar su lucha contra la crisis», precisó Georgieva.

«Para maximizar los beneficios de esta asignación, el FMI impulsa la canalización voluntaria de algunos DEG desde países con posiciones externas sólidas hacia otros más necesitados», ha añadido la directora del FMI.

En este sentido, la economista búlgara ha recordado que algunos miembros ya se han comprometido a prestar 24,000 millones de dólares, incluidos 15,000 millones de sus DEG existentes, al Fondo Fiduciario para el Crecimiento y la Reducción de la Pobreza del FMI, que ofrece préstamos en condiciones favorables a países de bajos ingresos.

«El FMI también está colaborando con sus países miembros sobre la posibilidad de un nuevo Fondo Fiduciario de Resiliencia y Sostenibilidad, que podría utilizar DEG canalizados para ayudar a los países más vulnerables con la transformación estructural, incluso enfrentando desafíos relacionados con el clima», ha apuntado Georgieva, para quien otra posibilidad podría ser canalizar los DEG para respaldar los préstamos de los bancos multilaterales de desarrollo.

La junta de gobernadores del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó el pasado 3 de agosto la asignación de DEG, la primera desde agosto de 2009.

El DEG es un activo de reserva internacional creado en 1969 por el FMI para complementar las reservas oficiales de los países miembros y que se puede intercambiar por monedas de libre uso. En marzo de 2016 se habían creado y asignado a los países miembros 204,100 millones en DEG.

Su valor se calcula en función de una canasta de cinco monedas: dólar de Estados Unidos, euro, yuan, yen y libra esterlina.

Recordemos que en el caso de México, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha dicho que realizará una solicitud formal al Banco de México (Banxico) para que transfiera los DEG que recibirá el país del FMI y se pueda utilizar el recurso para pagar deuda.

Distintas voces han señalado que la asignación de DEG no se podía utilizar como López Obrador pretendía, a lo que el mandatario explicando que “no se puede porque no se quiere, porque con todo respeto, son muy cuadrados”.

Y es que un DEG no puede estar en manos de entidades privadas ni particulares. La única forma de hacerlos líquidos es que el banco central los canjee con otro instituto emisor por divisas.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario