Los estudiantes de Campeche, que fueron los primeros en regresar a las clases presenciales a mediados de abril tras un año de pandemia, volverán a casa; las aulas solo duraron un mes abiertas.

El pasado fin de semana, las autoridades decidieron cerrar las escuelas ante el alza de contagios de COVID-19 en la entidad.

A través de un mensaje de WhatsApp enviado a periodistas, el secretario de Educación de Campeche, Ricardo Koh, explicó que a raíz de un aumento en la entidad del nivel de alerta de bajo (verde) a medio (amarillo), se tomó la decisión de cerrar los 135 planteles que habían vuelto a clases presenciales.

Dos de los tres estados que conforman la península de Yucatán (Campeche y Yucatán) están ahora en amarillo; y el tercero, Quintana Roo, en la costa del Caribe, es el único estado del país que se encuentra en un nivel de alerta alto (semáforo naranja) por un repunte sufrido después de la Semana Santa.

Campeche, con menos de 10,000 casos de COVID-19 confirmados y poco más de 1,200 muertes, era una de las regiones del país con menor incidencia del coronavirus. Fue el primer estado en llegar a semáforo verde y por ello el gobierno federal lo eligió para iniciar el proceso de vacunación de profesores, en enero pasado.

Sin embargo, el regreso a las aulas tardó. Tuvo lugar el 19 de abril, justo cuando comenzaba la vacunación escalonada de los profesionales de la educación en el resto del país.

El objetivo era que los todos los estudiantes pudieran retomar las clases presenciales de forma escalonada antes que acabara el ciclo escolar el 9 de julio, siempre y cuando el nivel de alerta epidemiológica del estado se mantuviera en verde.

Desde el viernes, la mitad de los estados del país están en verde, con lo que podrían iniciar los protocolos para la vuelta a clases, aunque es posible que la experiencia de Campeche invite a la prudencia.

No obstante, José Luis Alomía, director general de epidemiología de la Secretaría de Salud, recordó que el sistema epidemiológico que ha puesto en marcha México se basa en decisiones «muy regionalizadas», por lo cual lo que implementa un estado no necesariamente tiene qué influir en los otros.

Hasta ahora, el regreso a clases se ha dado en seis entidades del país. Otras, como Ciudad de México, que se encuentra en nivel de alerta amarillo, se preparan para reabrir en cuanto estén en verde, algo que las autoridades de la capital confían que suceda el 7 de junio.

«Ya necesitamos que todos los estudiantes de todos los niveles de escolaridad regresen a clases presenciales», dijo la semana pasado el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO)  al anunciar un último esfuerzo para terminar la vacunación de los tres millones de profesores del país y la intención de que a mediados de junio se reabran todas las escuelas.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario