El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) descartó que en los enfrentamientos ocurridos ayer en la refinería de Dos Bocas, Tabasco, haya «mano negra» desde el extranjero para detener la construcción de la obra, aunque dijo, «es lo que quisieran».

«No creo que haya mano negra para parar la refinería porque no quieran en el extranjero que se produzcan las gasolinas en México», apuntó el mandatario en un primer momento al ser cuestionado sobre el tema.

Y es que ayer se registró un choque entre policías antimotines y empleados de la obra que mantienen una huelga desde el pasado martes en la refinería, al exigir aumento salarial y el pago de prestaciones. Dichos enfrentamientos dejaron un saldo de cuatro trabajadores heridos y tres detenidos, según denunciaron los trabajadores.

En ese sentido, el mandatario aseguró que tiene información de que a los trabajadores «se les está pagando lo justo y tienen otras prestaciones». Además, reiteró su postura de que los conflictos fueron derivados por una disputa entre los sindicatos que buscan conseguir la titularidad de los contratos.

Se dijo confiado en que lo ocurrido en Dos Bocas es un «caso aislado» y por ello pidió a los dirigentes y trabajadores que «no se dejen manipular» ni utilizar, e incluso puntualizó que si necesitan un dirigente que les ayude él mismo está «a las órdenes de ellos».

López Obrador indicó que la obra no les gusta mucho a los que venden las gasolinas. Indicó que el hecho de que se produzcan las gasolinas que se necesitan implica que algunos grupos dejen de hacer negocios.

Al término de su conferencia, el presidente fue cuestionado sobre si los enfrentamientos que se registraron atrasarían los trabajos en la refinería, a lo que dijo que no.

«No, eso es lo que quisiera los adversarios nuestros», dijo AMLO y añadió que se mantiene su compromiso de que la refinería se inaugure en julio del próximo año, e incluso reveló que la obra llevará por nombre «Olmeca», en homenaje de la cultura «madre».

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario