La UNAM, a través del instituto de Geofísica e Ingeniería, dieron a conocer precisiones sobre el sismo del pasado 19 de septiembre, sobre el que comentaron que a pesar de que el sismo de 1985 liberó 32 veces más energía sísmica que el de la semana pasada, los daños fueron grande

 

Añadió que este sismo ocurrió dentro de la placa oceánica de Cocos (i.e. sismo intraplaca), por debajo del continente, a una profundidad de 57 km. Si bien este tipo de sismo no es el más común en México, de ninguna manera es extraordinario. Subrayarón que los movimientos del suelo del sismo de magnitud 7.1 fueron muy violentos y, de cierto modo, comparables a los de 1985 a pesar de haber sido  provocados por una ruptura (falla geológica) mucho más pequeña que, sin embargo,  ocurrió mucho más cerca de la Ciudad.

 

Los especialistas indicaron que hasta el momento no hay  indicios de que las fuerzas de diseño actualmente vigentes en el reglamento de construcción de la Ciudad de México se hayan excedido durante el sismo del 19 de septiembre de 2017. Por lo tanto, los edificios construidos en los últimos años no deberían haber  sufrido daños. Sin embargo, en el caso de estructuras comunes, el Reglamento de Construcciones de la ciudad no exige que las edificaciones antiguas sean reforzadas  para resistir las fuerzas especificadas en las normas emitidas después de su fecha de construcción.

 

Sobre si se espera un sismo de mayor intensidad en la Ciudad de México, los académicos de la UNAM informaron que es muy probable. «Bajo las costas del estado de Guerrero, por ejemplo, existe una brecha sísmica (i.e. segmento donde no ha ocurrido un terremoto significativo en más de 60 años) de 250 km de longitud en dónde podría ocurrir un sismo de magnitud superior a 8. Este segmento se encuentra a unos 300 km de la Ciudad de México. Es decir, aproximadamente 150 km más cerca que la zona epicentral del terremoto de 1985. Estimaciones hechas por sismólogos de la UNAM sugieren que, si este sismo ocurriera en un futuro, las aceleraciones del suelo blando en la Ciudad de México podrían ser, bajo ciertas condiciones, mayores que las del sismo reciente de magnitud 7.1, y de 2 a 3 veces mayores que las de 1985 en particular para edificios de más de 10 pisos. La duración del movimiento del suelo sería mayor que las experimentadas en 2017 (alrededor de 3 minutos en su fase intensa).

 

 

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario