Estados Unidos señaló este lunes que busca la forma para que los pueblos de Cuba, Venezuela y Nicaragua estén representados en la cumbre de las Américas, después de que su eventual exclusión a dichos gobiernos provocaran amenazas de boicots.

«El primer tramo de invitaciones para la Cumbre de las Américas salió la semana pasada. Todavía estamos evaluando opciones sobre cómo incorporar mejor las voces de los pueblos cubano, venezolano y nicaragüense en el proceso de la Cumbre», afirmó un funcionario del gobierno de Joe Biden a la agencia la AFP.

La novena Cumbre de las Américas, que Estados Unidos organiza por primera vez desde la cita inaugural en 1994, está prevista del 6 al 10 de junio en Los Ángeles, California.

A dos semanas del evento, La Casa Blanca no ha comunicado aún la lista de invitados, aunque el Departamento de Estado dijo el viernes que confiaba en una «fuerte participación».

Cuba, que asistió por primera vez a una Cumbre de las Américas en 2015 en Panamá, y volvió a estar en 2018 en Lima, denunció el mes pasado que estaba siendo dejada fuera de los preparativos, y que sería un «grave retroceso histórico» que no la invitaran.

El jefe de la diplomacia estadounidense para las Américas, Brian Nichols, dijo entonces que no esperaba que Cuba, Nicaragua y Venezuela fueran invitados porque «no respetan» la Carta Democrática Interamericana en 2001, redactada a instancias de la tercera Cumbre de las Américas en Quebec.

Sin embargo, la situación cambió cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) amagó con no asistir personalmente a la Cumbre si no se invitaba a todos los países de la región.

Sus declaraciones provocaron que homólogos de Bolivia, Luis Arce; de Honduras, Xiomara Castro; y de Argentina, Alberto Fernández; así como líderes de la Comunidad del Caribe (CARICOM), que reúne a 14 países, también pusieran en duda su participación. Chile no condicionó su asistencia, pero pidió que la convocatoria sea «lo más amplia posible».

El canciller Marcelo Ebrard aseguró que AMLO habló del tema la semana pasada durante una reunión virtual con el exsenador estadounidense Chris Dodd, asesor especial de Biden para la Cumbre.

«Fue una conversación bastante franca», sostuvo Ebrard, señalando que López Obrador planteó que «no debe haber exclusiones» y que la región debe «entrar en una nueva etapa histórica».

AMLO apuesta a que la región avance hacia una «unión» similar a la que dio lugar a la Unión Europea, y a «dejar otras etapas de la historia más simbolizadas por lo que ha sido la OEA y otros supuestos de ‘América para los americanos'».

La administración Biden tampoco informó aún si será invitado a Los Ángeles el líder opositor venezolano Juan Guaidó, a quien Washington reconoce como presidente encargado de Venezuela desde 2019, tras desconocer el segundo mandato de Nicolás Maduro por considerarlo resultado de elecciones fraudulentas.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario