Las autoridades sanitarias de Estados Unidos analizan ofrecer nuevas vacunas de refuerzo contra el COVID-19 este otoño, las cuales han sido modificadas para adaptarse mejor y brindar una protección mayor antes las nuevas mutaciones del coronavirus.

Moderna y Pfizer han probado vacunas actualizadas contra la contagiosa variante Ómicron, por lo que los asesores de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) debatirán en una sesión mañana si es momento de introducir nuevas fórmulas, lo que daría paso a que otros países pudieran adoptar medidas similares.

«Esto es ciencia en su máxima expresión», dijo el jefe de vacunas de la FDA, el doctor Peter Marks, quien agregó que se espera una decisión final pocos días después de la recomendación del panel asesor.

Las vacunas actuales contra el COVID-19 han salvado millones de vidas en todo el mundo en tan solo su primer año de uso. Las fórmulas de Moderna y Pfizer aún ofrecen una fuerte protección contra casos de enfermedad grave y muertes, especialmente después de un refuerzo.

Pero esas vacunas van dirigidas contra la cepa original del coronavirus y entre la disminución de la inmunidad y una serie de variantes, la protección contra las infecciones se ha reducido notablemente. El reto es decidir si los refuerzos modificados ofrecen una buena oportunidad de superar nuevas oleadas cuando no hay forma de predecir cuál mutante será la amenaza principal.

En un análisis preparado para la reunión del mañana, los funcionarios de la FDA reconocieron que combatir la versión de Ómicron del invierno pasado está «un tanto desactualizado», ya que ha sido reemplazada por variantes aún más contagiosas.

Muchos expertos han coincidido en que los refuerzos actualizados prometen al menos un poco más de beneficio.

Además de la preocupación sobre una ola de contagios de COVID-19 en el invierno, aproximadamente la mitad de los estadounidenses elegibles para esa primera dosis de refuerzo nunca la recibieron. Una versión actualizada podría atraer a algunos de ellos.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario