Estados Unidos anunció una inversión de 3 mil 200 millones de dólares procedentes de su Plan de Rescate para desarrollar antivirales que sirvan para tratar la COVID-19, así como futuras amenazas epidémicas.

Con este programa, que anunciaron los responsables del equipo de respuesta contra la pandemia de la Administración de Joe Biden, se pretende sumar fuerzas entre la industria y la comunidad científica para desarrollar nuevos medicamentos que combatan el coronavirus.

El principal epidemiólogo del país, Anthony Fauci, explicó en rueda de prensa que, en este momento, las vacunas son el centro del «arsenal» contra la COVID-19, pero los antivirales pueden ser un complemento importante y muy necesario en el futuro.

Todos los expertos que hablaron en el evento de hoy subrayaron la importancia que las vacunas están teniendo para que reducir la incidencia de la pandemia en el país, donde por primera vez las muertes diarias se han situado por debajo de las 300, al registrarse una media de 286 en los últimos siete días.

Así lo apuntó la directora de los Centros de Control de Enfermedades (CDC), Rochelle Walensky, durante la rueda de prensa del equipo de respuesta COVID de La Casa Blanca.

La estrategia antiviral funcionará bajo dos pilares, desarrollo y descubrimiento, y pretende acelerar las pruebas clínicas de los medicamentos que se están desarrollando.

De los 3,200 millones de inversión, 500 millones se dedicarán a la investigación en laboratorio, 1,000 millones a las evaluaciones clínicas, otros 700 millones a la fabricación mediante proyectos asociados del Institutos Nacionales de Salud (NIH) y el sector privado.

La inversión se completará con otros 1,000 millones para apoyar la creación de centros de desarrollo de medicamentos antivirales contra patógenos que puedan provocar pandemias.

El coordinador del equipo de respuesta de La Casa Blanca, Jeff Zients, señaló por su parte que pese a todos los progresos que se están haciendo en el país con la vacunación, muchas comunidades «siguen en riesgo» por culpa de los bajos niveles de inoculaciones, sobre todo con las variantes, que suponen una mayor amenaza.

Zients destacó los datos hasta la fecha, con 175 millones de estadounidenses que han recibido al menos una dosis, entre los que están el 87% de las personas de más de 65 años y el 74% de los que tienen más de 40. Además subrayó la buena marcha en algunas zonas, con el 70% de los adultos con al menos una dosis en 14 estados y en el Distrito de Columbia.

Entre los proyectos que se desarrollarán como parte de este esfuerzo, están las píldoras antivirales contra el COVID-19 que serían usadas para minimizar los síntomas después de un contagio, y que se encuentran en fase de desarrollo.

Se indicó que podrían a empezar a distribuirse para finales del año, una vez que concluyan las pruebas clínicas.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario