La Casa Blanca anunció este lunes que compartirá 60 millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca de sus reservas para aliviar la situación de los países más afectados por la pandemia de coronavirus tras las críticas de organismos internacionales como la Organización Mundial del Comercio (OMC) por el «nacionalismo de vacunas».

«Hoy anunciamos que la Administración está buscando opciones para compartir las dosis de la vacuna de AstraZeneca fabricadas en Estados Unidos durante los próximos meses», ha explicado la portavoz de La Casa Blanca, Jen Psaki.

El asesor para el coronavirus de La Casa Blanca, Andy Slavitt, ha publicado en Twitter que serán 60 millones las dosis que podrán exportarse a otros países «tan pronto como estén disponibles».

Hasta ahora solo se había anunciado la exportación de cuatro millones de dosis a Canadá y México. «No podemos permitir que no se utilicen estas dosis de vacunas. Deberíamos enviarlas al extranjero para que se utilicen para salvar vidas. De inmediato», ha argumentado la congresista demócrata Raja Krishnamoorthi.

Este mismo lunes y antes de conocerse la decisión de Washington, la directora general de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Ngozi Okonjo-Iweala, emplazaba a los países ricos, en particular a Estados Unidos y Reino Unido, a exportar más vacunas.

«El nacionalismo de vacunas y la desigualdad no funcionan», subrayó durante un acto virtual de política comercial organizado por la Comisión Europea. «Instaría a aquellos países que no están compartiendo o exportando a hacerlo lo más rápido posible», ha remachado.

Si bien se han administrado más de 1,000 millones de dosis de vacunas a nivel mundial, más de 400 millones corresponden a Estados Unidos, Reino Unido y la Unión Europea. En ese sentido, Okonjo-Iweala elogió las exportaciones de la UE, China o India.

Psaki informó que podría haber 10 millones de dosis autorizadas para la exportación «en las próximas semanas».

Actualmente se están produciendo alrededor de 50 millones de dosis más y podrían enviarse en mayo y junio. «En este momento tenemos cero dosis disponibles de AstraZeneca», dijo Psaki, apuntando que los reguladores de Estados Unidos aún deben revisar la calidad de las que ya se producen.

Psaki afirmó que el gobierno de Joe Biden aún está decidiendo cuál será el proceso para determinar dónde y cómo compartirá la vacuna.

«Consideraremos una gama de opciones de nuestros países socios y, por supuesto, gran parte de eso será a través de relaciones directas», dijo.

Recordemos que la vacuna AstraZeneca aún no ha sido autorizada para uso en Estados Unidos por la Administración de Alimentos y Medicamentos, la FDA.

Una portavoz de AstraZeneca consultado por la agencia Reuters dijo que las dosis formaban parte de sus compromisos de suministro al gobierno estadounidense. «Las decisiones de enviar suministros estadounidenses a otros países son tomadas por el gobierno de Estados Unidos».

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario