La Organización Mundial del Comercio (OMC) dio un duro revés a la administración del presidente Donald Trump, al denunciar la ilegalidad de los aranceles punitivos impuestos a China al inicio de la guerra comercial entre ambas potencias.

Este caso, llevado por China ante la OMC en 2018, se centra en una parte de las tasas aduaneras que Estados Unidos impone a los bienes chinos, concretamente sobre 250,000 millones de dólares.

Al reaccionar ante el fallo del órgano de solución de diferencias de la OMC, la administración Trump consideró que el organismo es «totalmente inadecuado» para poner fin a las prácticas comerciales de China, consideradas desleales y que condujeron a Washington a imponer aranceles punitivos contra Pekín.

«Aunque el grupo especial de expertos de la OMC no haya constatado los numerosos elementos de prueba presentados por Estados Unidos sobre el robo de propiedad intelectual efectuado por China, su decisión muestra que la OMC no ofrece ningún recurso ante tal error», lamentó el representante estadounidense para el Comercio, Robert Lightizer, en un comunicado.

Según un tuit del diario semioficial chino Global Times, el ministerio del Comercio chino indicó por su parte que «China espera que Estados Unidos respete plenamente la decisión del grupo especial de la OMC y el sistema comercial multilateral basado en reglas».

Estos aranceles punitivos marcaron el inicio de una guerra comercial entre los dos gigantes económicos, que ha estado presente en todo el mandato de Trump.

El presidente estadounidense acusó a Pekín de prácticas comerciales deshonestas, de robo de propiedad intelectual, y de querer utilizar la tecnología para extender su control sobre algunas regiones del mundo o para reforzar la represión en China, en especial contra los musulmanes uigures.

Washington y Pekín lograron un acuerdo comercial posteriormente, pero está prácticamente en punto muerto.

En su decisión publicada este martes, el órgano de solución de diferencias de la OMS concluyó que los aranceles «son incompatibles» con varios artículos del GATT, organización que antecedió a la OMC, y «recomienda que Estados Unidos adapte estas medidas a sus obligaciones».

Ambas partes pueden apelar la decisión de la OMC, aunque el órgano de apelación de la institución con sede en Ginebra no está operativo desde el 11 de diciembre, debido a una falta de magistrados.

En su informe, el panel de expertos de la OMC aseguró que es «totalmente consciente del contexto más amplio en el que el sistema de la OMC funciona actualmente, contexto que refleja una serie de tensiones comerciales mundiales sin precedentes». Anima a Estados Unidos y a China «a continuar sus esfuerzos para alcanzar una solución mutuamente satisfactoria».

El gobierno de Estados Unidos dijo que el falló de la OMC demuestra «la necesidad de una reforma» a la institución, idea que el propio Trump ha venido sosteniendo meses atrás.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario