El presupuesto para 2023, que prevé un crecimiento económico del 3% frente al 2.4% proyectado este año, es optimista y eventualmente puede requerir recortes de gastos, adelantó Carlos Morales, director de deuda soberana de Fitch Ratings.

El presupuesto, que el secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, entregó ayer a los legisladores, pronostica ingresos fiscales de 4.6 billones de pesos en 2023. También incluye un gasto público ajustado, con el objetivo de llevar la deuda pública al 49.4% del PIB el próximo año.

Ramírez de la O dijo que el presupuesto fue creado bajo los principios de austeridad, eficiencia y racionalidad en el gasto.

Al respecto, Morales dijo que el presupuesto «apunta a un balance primario cercano a cero y una trayectoria de deuda relativamente estable».

«Sin embargo, las proyecciones optimistas de crecimiento del 3% pueden conducir a ingresos gubernamentales menores a los esperados y requerir recortes de gastos para cumplir con la meta de déficit fiscal», agregó el analista.

Morales señaló que mayores costos de financiamiento junto con menores ingresos relacionados con el petróleo resultaron en un deterioro del balance fiscal de 2023.

Además, dijo que los gastos están aumentando debido a las mayores gastos sociales en la población vulnerable de México y los proyectos de infraestructura prioritarios del gobierno, como el polémico Tren Maya, la refinería de Dos Bocas, entre otros.

De acuerdo con la proyección de egresos de la Hacienda mexicana, la Refinería de Dos Bocas, con la cual se plantea alcanzar la soberanía energética de México, recibirá un aumento de 2.345 millones de pesos (unos 111 millones de dólares) para totalizar un presupuesto de 47.234 millones de pesos (2.361 millones de dólares).

Además, aun cuando se concluyeron los trabajos de construcción del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), el Gobierno de México solicitó un aumento de casi el doble por una cantidad de 836.230 millones de pesos (unos 41.811 millones de dólares), desde 419.449 millones de pesos (20.972 millones de dólares) que pidió en este año.

Por su parte, el proyecto de presupuesto 2023 prevé el segundo aumento sustancial para la Secretaría de Turismo de México por poco más del 111 % por 145.565 millones de pesos (8.388 millones de dólares), del cual el 98 % se destinará al Tren Maya, una de las obras prioritarias del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Asimismo, se propone destinar 600.321,9 millones de pesos (unos 12.006 millones de dólares) a 16 programas sociales gubernamentales prioritarios, de los cuales, según cifras oficiales, permean al 70 % de las familias mexicanas.

Ayer durante la entrega del paquete económico, Ramírez de la O aseguró que las finanzas públicas se mantendrán “sanas” al cierre de 2022, “a pesar del alto costo del subsidio a la gasolina para evitar el aumento de los niveles de inflación, que estimó cierre el año en 7.7%.

El paquete económico tendrá que recibir el aval del Senado y de la Cámara de Diputados de México en el caso de cambios a las leyes de Ingresos de la Federación, del Código Fiscal federal, y los criterios de política económica y fiscal.

Sin embargo, es responsabilidad exclusiva de la Cámara Baja aprobar el presupuesto de egresos de 2023 a más tardar el próximo 15 de noviembre.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario