El presidente ejecutivo de Twitter, Jack Dorsey, dijo que vetar al presidente Donald Trump de su plataforma tras los hechos de violencia de la semana pasada en el Capitolio de Estados Unidos fue la «decisión correcta», aunque reconoció que sienta un precedente peligroso.

Twitter eliminó la semana pasada la cuenta de Trump, que tenía 88 millones de seguidores, en base al riesgo de más violencia tras el asalto al Capitolio por parte de partidarios del mandatario.

«Tener que tomar estas acciones fragmenta la conversación pública», escribió Dorsey en Twitter el miércoles. «Nos dividen. Limitan el potencial de aclaración, redención y aprendizaje. Y sientan un precedente que considero peligroso: el poder que un individuo o corporación tiene sobre una parte de la conversación pública global».

El bloqueo generó críticas de algunos republicanos que opinaron que atentó contra el derecho del presidente a la libertad de expresión. Uno de los comentarios que más relevancia han tomado en el tema, fue el hecho por la canciller alemana, Angela Merkel, quien advirtió que las empresas privadas no deberían decidir sobre posibles restricciones a la libertad de expresión.

En su hilo de Twitter, Dorsey sostuvo que si bien no se enorgullecía de la prohibición, «el daño fuera del internet como resultado del discurso en línea es demostrablemente real». Reconoció que una prohibición como la hecha a Trump es un fracaso en su intento de promover una «conversación saludable» dentro de la red social.

Recordemos que Twitter ha introducido una serie de medidas durante el último año, como etiquetas, advertencias y restricciones de distribución para reducir la necesidad de tomar decisiones sobre la eliminación total del contenido del servicio.

Al respecto, el fundador de Wikipedia, Jimmy Wales, aseguró que debido a su modelo comercial, Twitter y Facebook gestionaron «mal» la desinformación durante la presidencia de Donald Trump; explicó que el ataque del 6 de enero al Capitolio recae «al 100%» en el presidente de Estados Unidos, pero a Twitter y Facebook «les costó lidiar con la desinformación».

«Respecto a Donald Trump, hicieron un mal trabajo durante mucho, mucho tiempo», afirma Wales, dado que el mandatario «claramente difundía desinformación (…) Ellos tienen un modelo comercial que dice: ‘necesitamos tantas visitas a la página como sea posible’, y eso también perjudica a su marca, así que lo tienen que solucionar, pero creo que les va a costar», explicó.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario