Roberta Jacobson, coordinadora para la frontera sur del gobierno de los Estados Unidos, hizo un llamado a migrantes indocumentados a que no se dirijan a la frontera entre su país y México, pues recordó que «la frontera está cerrada».

«No vengan a la frontera. La frontera está cerrada. Las personas que intentan viajar a Estados Unidos de manera irregular corren el riesgo de convertirse en víctimas de delitos y trata de personas», dice Jacobson.

El mensaje fue difundido después de que Jacobson y Juan González, encargado de los asuntos latinoamericanos en el Consejo de Seguridad Nacional (NSC), sostuvieran una reunión con el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, en momentos en que una creciente ola de migrantes está llegando a la frontera sur estadounidense.

Jacobson advierte en el mensaje a los migrantes que llegar a la frontera norte de México representa «un viaje peligroso y los coyotes (traficantes) con los que se endeudan los migrantes son personas peligrosas».

Además, recuerda que en este momento de pandemia global, viajar y vivir en grandes grupos o campamentos aumenta el riesgo de contraer y transmitir el COVID-19. La funcionaria de la administración del presidente Biden pidió mantenerse a salvo, y a la espera de información sobre el proceso de asilo.

Y es que recordemos que miles de personas, principalmente centroamericanos, se han encaminado nuevamente a la frontera esperanzados en cruzar y solicitar asilo, alegando la pobreza y la violencia que sufren en sus países de origen.

Datos de la oficina de Aduanas y Protección Fronteriza estadounidense indican que solo en febrero 100,000 personas fueron capturadas tratando de ingresar irregularmente a ese país.

El gobierno de México, por su parte, ha reforzado la vigilancia en la frontera con Guatemala para impedir el paso de indocumentados que intentan llegar a Estados Unidos, tras identificar desde enero a 4,180 menores centroamericanos que viajaban de forma irregular.

La creciente problemática obligó al presidente estadounidense Joe Biden a pedir directamente a los migrantes: «No vengan».

Ayer, las delegaciones de México y Estados Unidos discutieron temas de migración y desarrollo regional durante una serie de reuniones de alto nivel, a las que también asistió Ricardo Zúñiga, quien fue nombrado recientemente como enviado especial para el Triángulo Norte.

El gobierno de Estados Unidos ha comenzado a desmantelar las políticas de la era Trump que dificultaban el proceso de asilo, pero han mantenido vigentes algunas medidas, como una política relacionada a la pandemia que le permite a Estados Unidos devolver a México a la mayoría de los migrantes que cruzan ilegalmente la frontera.

Por su parte el titular de la SRE enfatizó el objetivo compartido de desarrollo en la región para atender la migración.

«Si perseveramos y actuamos en conjunto, les dijimos, podemos lograr que estos países y el sur de México tengan otro futuro, tengan otras posibilidades», dijo el canciller en un video difundido en sus redes sociales. «Que nadie tenga que emigrar por pobreza, por inseguridad, por desesperanza».

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario