Los contagios por coronavirus en la India superaron este jueves por primera vez la barrera de los 300,000 positivos diarios, un aumento de más de cien mil casos al día en una sola semana que se produce además en plena crisis de suministros en los hospitales, faltos de oxígeno y camas.

El país asiático se encuentra sumido en una grave segunda ola en la que hoy se reportó un récord de 314,835 infecciones de coronavirus en 24 horas, elevando los casos activos hasta los 2.3 millones, según los últimos datos del Ministerio de Salud.

El número de fallecidos registró también sus peores cifras hasta el momento en el país, tras registrarse un máximo histórico de 2,104 muertes por COVID-19 en un solo día, situando el total en 184,657 desde el inicio de la pandemia.

La nación notifica más de 200,000 contagios diarios desde hace una semana, y ya suma un total de 15.9 millones de casos de COVID-19 confirmados, siendo el segundo país más afectado en términos absolutos por detrás de Estados Unidos.

La India ha experimentado la mayor alza de infecciones del mundo en las últimas semanas, algo que contrasta con el pasado mes de febrero, cuando muchos creía que lo peor de la pandemia había pasado al registrarse menos de 10,000 casos diarios.

El abrupto ascenso de casos obligó a Nueva Delhi, una ciudad de unos 20 millones de habitantes, y a otras regiones del país, a imponer un confinamiento total de la población de una semana, que concluirá en un principio el próximo lunes.

Las autoridades indias alertaron en que escasean sus reservas de oxígeno en los hospitales para tratar a pacientes severos con coronavirus.

«Según la estimación del Gobierno de Delhi, necesitamos 700 toneladas de oxígeno todos los días, pero hasta ayer, el centro había fijado nuestra cuota en 378. Anoche se incrementó a 480. Les estamos agradecidos por esto, aunque no es suficiente», advirtió hoy el jefe de gobierno de Nueva Delhi, Arvind Kejriwal

La India ve en su campaña de vacunación iniciada en enero la principal herramienta para acabar con la crisis de la pandemia en este país de más de 1,350 millones de habitantes.

Auspiciada como «la mayor campaña de vacunación del mundo», la India pretendía en un principio inmunizar a 300 millones de personas para mediados de año, aunque hasta el momento se han administrado 132 millones de dosis (con 19.1 millones de personas con las dos inyecciones necesarias), 2.2 millones en las últimas 24 horas.

Sin embargo, estas cifras son insuficientes para lograr su ambicioso objetivo. El gobierno central anunció esta semana que desde el 1 de mayo permitirá la inoculación de toda su población de mayores de 18 años, liberalizando además los precios de las vacunas con la intención de aumentar su producción y disponibilidad.

Foto: Twitter @Riodoce_mx

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario