La Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó este viernes una iniciativa para que el hallazgo de uno o más tratamientos y vacunas para la Covid-19 sea compartido gratuitamente con el mundo entero y así evitar que la cura y prevención de esta nueva enfermedad se conviertan en el privilegio de unos pocos.

La idea inicial partió del Gobierno de Costa Rica, que planteó una especie de fondo común donde los que decidan participar, de forma voluntaria y bajo el principio de responsabilidad social, pondrán a disposición el conocimiento científico, los datos y la propiedad intelectual que vayan desarrollando.

Además de medicinas y vacunas se incluyen pruebas de diagnóstico mejoradas, dispositivos médicos (como prototipos de respiradores), material de protección sanitaria y cualquier otra tecnología que se muestre útil para frenar la pandemia.

La Plataforma de Acceso a la Tecnología (C-TAP) es el nombre que la OMS ha decidido darle y funcionará en paralelo a otra iniciativa con fines parecidos, el ACT Accelerator, que busca acelerar el desarrollo de las principales herramientas para luchar contra el coronavirus SARS-CoV-2 y promover un acceso equitativo a ellas.

El mundo está a punto de entrar en el sexto mes desde que se aceptó la gravedad del nuevo coronavirus que apareció en China, y que llegó primero a otros países de Asia, del que se descubrieron en febrero los primeros casos en Europa y que en marzo había saltado a América, donde la ola de la pandemia está ahora en su auge.

Treinta y cinco países han manifestado su apoyo al C-TAP, la mayoría países en desarrollo y, entre ellos, varios latinoamericanos: Argentina, Brasil, Chile, República Dominicana, Ecuador, Perú, y Uruguay. México también se ha unido a la iniciativa.

Entre otras cosas, esta plataforma plantea que los gobiernos y todas aquella entidades que financien investigaciones incluyan en los contratos que firmen con farmacéuticas cláusulas sobre «distribución equitativa y publicación de los datos obtenidos de los ensayos clínicos», explicó en el lanzamiento el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Asimismo, se pide que se compartan las secuencias genéticas y datos científicos, pero el punto más delicado de esta iniciativa es que pide que se cedan los derechos de propiedad intelectual de tratamientos y vacunas a esta plataforma para que a su vez ésta los conceda a productores de genéricos.

«Invito a las industrias y sectores académicos a que registren y compartan su conocimiento, propiedad intelectual y datos de tecnologías sanitarias existentes y nuevas para combatir el Covid-19 por el bien de toda la humanidad», dijo el presidente de Costa Rica,

Grandes corporaciones farmacéuticas prometieron este jueves que no buscarán obtener ganancias si consiguen desarrollar los tratamientos y vacunas que están investigando. Ello mientras dure la pandemia.

Sin embargo, altos ejecutivos de GlaxoSmithKline, AstraZeneca, Pfizer y Johnson & Johnson afirmaron que hay que defender y mantener el principio de la propiedad intelectual, sin el cual, enfatizaron, no habría incentivo para la innovación.

La Federación Internacional de Productores Farmacéuticos (IFPMA) participa en representación de la industria en el ACT Accelerator, pero no se ha manifestado sobre la nueva iniciativa, que va más lejos que la primera y que les comprometería a ceder sus derechos sobre los descubrimientos que hagan en torno al coronavirus.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario