El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, hospitalizado en Sao Paulo por obstrucción intestinal, no necesitará cirugía si continúa recuperándose como hasta ahora, dijo su hijo Flavio en Twitter el jueves.

El presidente voló de Brasilia a Sao Paulo ayer para someterse a pruebas, y a una posible cirugía de emergencia, para desbloquear un intestino obstruido después de días en que había presentado hipo.

Bolsonaro ha sido hospitalizado varias veces por complicaciones a raíz del apuñalamiento de 2018, que le perforó el intestino. También estuvo enfermo de COVID-19 el año pasado.

Este mismo jueves, otro de los hijos de Bolsonaro, el legislador Eduardo Bolsonaro, publicó un video en redes sociales en el que afirmó que los médicos del hospital Vila Nova Star de Sao Paulo evaluaban constantemente si su padre requeriría cirugía.

El medio local de noticias G1 reportó que Bolsonaro pasó bien la noche y que le realizarían más pruebas el jueves.

La oficina del presidente había dicho que Bolsonaro, de 66 años, podría requerir una cirugía de emergencia, pero después de su llegada a Sao Paulo ayer por la noche, los médicos del hospital Vila Nova Star indicaron que el presidente permanecería inicialmente «bajo una dirección conservadora».

«Agradezco a todos por su apoyo y oraciones», dijo Bolsonaro en una publicación de Facebook el miércoles poco después de que se anunciara la noticia de su traslado a Sao Paulo.

Junto con el mensaje, compartió una foto de sí mismo sin camisa, con los ojos cerrados y acostado en una cama de hospital cubierta de sensores y cables.

La foto, que estuvo acompañada de un texto que criticaba a sus oponentes de izquierda, llevó a sus detractores a acusar a Bolsonaro de estar aprovechando su condición para obtener ganancias políticas. Muchos en Brasil creen que el ataque con cuchillo de 2018, y la simpatía generalizada que generó, fue un factor crucial detrás de su victoria electoral.

Un artículo del periódico Folha de S.Paulo decía que la hospitalización de Bolsonaro le había permitido resucitar a uno de sus personajes favoritos (…), el del mártir político». Señaló «que Bolsonaro no inventó su condición de salud», pero dijo que su situación actual tiene «utilidad inmediata», ya que «en uno de los momentos más apremiantes de su mandato».

La posición política de Bolsonaro se está debilitando. Su popularidad está a la baja debido a su manejo de la pandemia, mientras que sus opositores en el Senado están investigando acusaciones de corrupción en la compra de vacunas por parte de su gobierno.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario