El número uno del tenis, Novak Djokovic, volvió a las prácticas este lunes tras haber sido liberado de un centro de detención de inmigrantes en Australia, después de ganar un recurso judicial que lo puso a punto de ser deportado de dicho país.

Recordemos que el Abierto de Australia comienza el 17 de enero.

El tenista publicó una foto con su equipo en Melbourne Park al tiempo que agradeció al juez por dejar sin efecto las medidas, que incluía la cancelación de su visa.

«Estoy contento y agradecido de que el juez haya anulado la cancelación de mi visado. A pesar de todo lo que ha pasado, quiero quedarme e intentar competir en el Abierto de Australia. Sigo centrado en eso», escribió el serbio en Twitter. «Por ahora no puedo decir más, pero gracias a todos por estar conmigo en todo esto». La familia del jugador dijo que su liberación era la «mayor victoria de su vida».

Sin embargo, los abogados del gobierno federal indicaron que el proceso legal podría no haber terminado y señalaron que el ministro de Inmigración, Alex Hawke, se reservaba el derecho de ejercer su poder personal para revocar de nuevo el visado de Djokovic.

Y es que este lunes, el juez Anthony Kelly dictaminó que la decisión del Gobierno federal de la semana pasada de revocar el visado para entrar en el país era «irrazonable» y ordenó la liberación de Djokovic.

La situación del tenista ha acaparado la atención de todo el mundo, creando tensiones políticas entre Belgrado y Canberra y suscitando un acalorado debate sobre los mandatos nacionales de vacunación.

La noticia de su puesta en libertad fue recibida con ruidosas celebraciones de tambores y bailes por parte de un grupo de unos 50 seguidores, muchos de ellos ataviados con la bandera serbia, a las puertas del tribunal de Melbourne.

El juez también ordenó que el gobierno federal pagara los gastos judiciales de Djokovic, que pasó varios días en un hotel de detención de inmigrantes, señalando que sus abogados argumentaron que su «reputación personal y profesional y sus intereses económicos pueden verse directamente afectados».

Kelly dijo que había anulado la decisión del Gobierno de cancelar el visado de Djokovic porque al jugador no se le dio suficiente tiempo para hablar con los organizadores del tenis y los abogados para responder de manera exhaustiva después de que se le notificara la intención de cancelar su visado. Dijo que Djokovic había solicitado y recibido la exención médica requerida para la vacunación contra el COVID-19 sobre la base de que había contraído el virus el mes pasado. Había presentado pruebas de ello antes de viajar a Melbourne. «¿Qué más podría haber hecho este hombre?», señaló.

El caso de Djokovic había provocado enojo en Australia, donde más del 90% de la población adulta está completamente vacunada y la opinión pública se ha mostrado mayoritariamente en contra del jugador.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario