Este jueves se reveló que la Fiscalía General de la República (FGR) estaría acusando al expresidente Enrique Peña Nieto (EPN) de «traicionar a la patria», al estar involucrado en los actos de corrupción relacionados a la constructora brasileña Odebrecht.

Según el diario Reforma, quien accedió a una parte del texto, la FGR señala que el exmandatario jugó un «papel central en la comisión de los delitos de cohecho, traición a la patria y delito electoral, lo que puede asumirse sobre la base de proposiciones empíricas generales».

La Fiscalía indica que durante la administración de Peña Nieto los hechos delictivos de cohecho y traición a la patria surgieron por disposición de él mismo. El priísta habría cometido los ilícitos «utilizando como instrumento» a dos altos cargos que lo acompañaron desde la campaña electoral para llegar a la Presidencia.

Dichos funcionarios serían Luis Videgaray, exsecretario de Hacienda y Relaciones Exteriores, quien reside ahora en Estados Unidos, y a quien la FGR busca detener, y Emilio Lozoya, director de Pemex durante la administración de Peña, y quien fue detenido en España en febrero pasado y extraditado a México.

Según el texto de la Fiscalía, el expresidente «contaba con su propio aparato de poder criminal, con cuya ayuda implementó una estrategia de cooptación de la voluntad de los legisladores encargados de la aprobación de sus reformas estructurales en materia energética», aprobada en 2013.

El texto añade que el expresidente gobernó «un estado dentro de un estado» y usaba «su propio aparato de poder criminal» para distribuir sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.

El delito de cohecho se habría cometido cuando, por supuestas órdenes de Peña Nieto, Videgaray distribuyó «a través de interpósitas personas» 121.5 millones de pesos entre legisladores del Congreso.

Según las declaraciones que Lozoya hizo en su denuncia ante la FGR, los destinatario de dicho dinero habrían sido un legislador del PRI, David Penchyna, y tres del Partido Acción Nacional (PAN), Ernesto Cordero, Jorge Luis Lavalle y Ricardo Anaya.

Sobre la intención de la Fiscalía de detener a Videgaray, el presidente López Obrador explicó a principios de noviembre que un juez federal devolvió el documento judicial «porque consideró que no estaba bien integrada la averiguación o la solicitud que se estaba haciendo».

Videgaray se desempeña actualmente como profesor del Instituto Tecnológico de Massachusetts en Estados Unidos, donde en septiembre pasado algunos alumnos exigieron su destitución por carecer de «autoridad moral», pero la institución académica descartó la petición.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario