El repunte económico mundial tras el impacto del COVID-19 se verá obstaculizado este año, en un contexto de subidas de precios, alto endeudamiento y recuperaciones divergentes entre naciones ricas y pobres, advirtió este martes la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva.

«Nos enfrentamos a una recuperación mundial que sigue ‘rengueando’ por la pandemia y su impacto. No podemos avanzar adecuadamente. ¡Es como caminar con piedras en los zapatos!», aseguró Georgieva, al participar virtualmente desde Washington en un foro en la Universidad Bocconi en Milán.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) revelará nuevas previsiones de crecimiento la próxima semana, pero Georgieva alertó que, tras la previsión de 6% de expansión para 2021 anticipada en julio, ahora se espera que el crecimiento «se moderará levemente este año».

«Las piedras en nuestros zapatos se han vuelto más dolorosas», afirmó al señalar riesgos y obstáculos más pronunciados, que incluyen una divergencia cada vez mayor entre países ricos y países pobres en las trayectorias de recuperación tras el golpe de la pandemia.

Se proyecta que la producción en las economías avanzadas regrese a las tendencias prepandémicas para el 2022. Pero la mayoría de los países emergentes y en desarrollo tardarán muchos años más en recuperarse, alertó Georgieva.

«Esta recuperación retrasada hará que sea aún más difícil evitar las cicatrices económicas a largo plazo, incluidas las pérdidas de empleo, que afectan especialmente a los jóvenes, las mujeres y los trabajadores informales», indicó.

El discurso de Georgieva tiene lugar antes de las reuniones anuales del FMI y el Banco Mundial, donde el Fondo dará a conocer su última «Perspectiva de la economía mundial» (WEO).

Desde la última actualización de pronósticos en julio, el conjunto de herramientas del FMI para enfrentar la crisis global por la pandemia se amplió enormemente, con un aumento de 650,000 millones de dólares en reservas de efectivo para los países miembros, conocido como Derechos Especiales de Giro (DEG).

La jefa del FMI destacó que la recuperación global corre el riesgo de desviarse. Dijo que Estados Unidos y China, las dos mayores potencias mundiales, siguen impulsando el crecimiento. Y algunas economías avanzadas, entre ellas las europeas, siguen ganando fuerza.

«Por el contrario, en muchos otros países, el crecimiento continúa empeorando, obstaculizado por un escaso acceso a las vacunas y una respuesta política limitada, especialmente en algunas naciones de bajos ingresos», explicó Georgieva, y agregó que este fenómeno «se está volviendo más persistente».

Además, la deuda pública mundial ha alcanzado casi el 100% del Producto Interno Bruto (PIB), según la directora gerente del FMI.

Cerrar brechas requerirá medidas que incluyen aumentar la disponibilidad de la vacuna contra el COVID-19, pero Georgieva sostuvo que se requiere «un mayor impulso» para cumplir con la meta máxima del FMI y el Banco Mundial del 40% de vacunación en todo el mundo para fines de este año y del 70% para fines de 2022.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario