El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró que no debe preocupar la presencia de grupos internacionales de ultraderecha en el país, esto porque en México casi no hay «analfabetismo político», además de que aseguró que la democracia ya no tiene vuelta atrás.

«No debemos preocuparnos mucho porque el proceso democrático de México se echó a andar y no nos van a detener. México es de los pueblos de avanzada, estamos a la vanguardia por el nivel de concientización que ha alcanzado su pueblo», aseguró el mandatario.

Una reportera le cuestionó sobre una investigación de WikiLeaks y Contralínea, que señala que México es un centro mundial de operaciones de grupos de ultraderecha como Hazte Oír, Citizen Go o El Yunque, que en el país están vinculados a empresarios y a políticos del conservadurismo, ligados al Partido Acción Nacional (PAN).

López Obrador aseguró que «es muy poco el analfabetismo político» en México y se dijo «orgulloso» del «cambio de mentalidad que se ha logrado» a favor de la democracia desde que ganó las elecciones presidenciales de 2018.

La investigación que se citó en la mañanera obtuvo documentos según los cuales El Yunque, una organización mexicana clandestina y ultracatólica con vínculos con España, realiza espionaje político, prácticas paramilitares y copta a menores para sus actividades.

«Lo más importante es que se conozcan estos hechos porque quienes participan en asociaciones secretas con estos propósitos al ser descubiertos creo que les va a dar vergüenza», opinó López Obrador.

Aunque no aclaró si las autoridades investigarán estos hechos, el presidente consideró que estos grupos forman parte «de la prehistoria, un signo de atraso que no tiene que ver con nuestros tiempos».

«A veces actúan con doble discurso. Llegan a ser asociaciones filantrópicas que apoyan a los niños y al mismo tiempo participan en estos actos reprobables y condenables», dijo el mandatario, quien indicó que la mejor manera de combatirlas es informando de sus actividades.

Puso como ejemplo que exmiembros de la extinta Dirección Federal de Seguridad, que perpetraron la llamada guerra sucia contra disidentes políticos entre los años 60 y 80, se siguen reuniendo a día de hoy y «se sienten héroes».

«No debería ser motivo de orgullo pero durante mucho tiempo se ocultaron todas las barbaridades que cometieron, violaciones a derechos humanos. Por eso permanecen estas cosas», opinó.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario