Cuestionada sobre las recientes declaraciones de Alex Cifuentes, testigo protegido de la Fiscalía de Estados Unidos en el juicio contra Joaquín «El Chapo» Guzmán, la dirigente nacional del PRI, Claudia Ruiz Massieu, indicó que cualquier señalamiento que haga un testigo protegido debe tomarse con responsabilidad y con cautela.

Refirió que los testigos protegidos negocian beneficios procesales a cambio de decir lo que «suponen que alguien más quiere escuchar».

En el caso concreto de los señalamientos hechos en contra del ex presidente Enrique Peña Nieto, respecto a haber recibido de «El Chapo» un soborno por 100 millones de dólares a cambio de protección, la dirigente priísta dijo que le parecían inverosímiles.

«Pero me parece lógico siendo que la administración del presidente Peña Nieto dos veces detuvo a este personaje, y sería razonable pensar que hay un ánimo de ensuciar su reputación en consecuencia», añadió.

Sobre los actos de corrupción que han alcanzado al PRI, Ruiz Massieu dijo que es un reto que tiene el partido, y aunque reconoció que es una conducta reprobable, señaló que son conductas de individuos que no se reflejan en todo el instituto político.

Dijo que tendrán que volver a construir confianza con la ciudadanía, demostrando voluntad de servicio, de honestidad, resultados y el compromiso cotidiano. Reconoció que «construir confianza cuesta mucho trabajo, perderla es fácil».

 

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario