Más del 40% de los diputados del nuevo Parlamento de India enfrentan acusaciones penales, algunas tan graves como asesinato o violación, y la lista va en aumento, afirmó la Asociación de Reformas Democrática (ADR).

Al menos 233 de los 543 miembros que lograron escaños este jueves se enfrentan procesos penales, según la ADR, cuyo jefe electoral, Anil Verma, dijo que hay una «tendencia alarmante» en el Parlamento que «es mala para la democracia».

La ADR declaró que estudió los antecedentes de 539 de los ganadores y encontró que la cantidad de éstos con casos penales era el más alto desde que comenzaran las investigaciones en 2004.

El informe afirma que 116 de los 303 diputados del Bharatiya Janata Party (BJP), del primer ministro Nerendra Modi, ganaron habiendo sido acusados, incluso uno de ellos de terrorismo.

Incluso un miembro del Parlamento del opositor Partido del Congreso está enfrentado a 204 casos, incluidos homicidio imprudente y robo.

La ADR dijo que la cantidad de diputados con graves acusaciones judiciales se ha duplicado en una década, incluidos 11 casos de asesinato, 30 cargos de homicidio imprudente y tres acusados de violación.

Las leyes indias prohíben que las personas se presenten a elecciones si han sido declaradas culpables por crímenes, que conllevan términos de cárcel de dos o más años, con algunas excepciones dependiendo del crimen.

Los candidatos que se presenten a un puesto por primera vez pueden tener una condena. Ninguno de los 185 diputados del Parlamento saliente que han sido procesado por casos criminales fueron condenados. Muchos han vuelto a postularse para un nuevo periodo.

Este año, la Comisión electoral de India obligó a los candidatos a publicar detalles de sus antecedentes penales durante el periodo de campaña.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario