Amnistía Internacional (AI) ha pedido públicamente al gobierno chino que demuestre que la jugadora de tenis, Peng Shuai, desaparecida tras efectuar unas denuncias de violencia sexual contra un exalto cargo político chino, se encuentra a salvo y que, además, se investiguen los hechos.

“El gobierno chino ha silenciado sistemáticamente el movimiento #MeToo en el país. Habida cuenta de que además tiene un enfoque de tolerancia cero respecto a las críticas, resulta sumamente inquietante que Peng Shuai parezca estar en paradero desconocido tras haber acusado a un exalto cargo del gobierno de agresión sexual”, indica Doriane Lau, investigadora de Amnistía Internacional sobre China.

La representante de Amnistía Internacional subraya que en el caso de Peng Shuai se pone de manifiesto el trato al que se enfrentan las mujeres que sobreviven al abuso sexual en China, unas mujeres cuyas denuncias son sistemáticamente ignoradas y que a menudo son atacadas por alzar la voz.

Y es que Peng Shuai desapareció desde que hace dos semanas formuló unas denuncias de violencia sexual contra un ex alto cargo político chino. El pasado 2 de noviembre, en una publicación en el sitio web de redes sociales chino Weibo, Peng Shuai acusó al viceprimer ministro retirado Zhang Gaoli de obligarla a mantener relaciones sexuales.

El debate sobre las acusaciones fue rápidamente censurado en las redes sociales chinas y la publicación original (que decía “me llevaste a tu casa y me obligaste a tener relaciones contigo”) fue eliminada.

Zhang Gaoli fue viceprimer ministro del país entre 2013 y 2018, y es considerado como un aliado del presidente Xi Jinping.

Desde aquella publicación no se han vuelto a tener noticias públicas de Peng, salvo un correo electrónico que supuestamente envió a las autoridades deportivas, difundido por el canal de televisión CGTN, en el que dice que las denuncias de agresión sexual “no son ciertas” y que “todo va bien”.

La televisora afirmó que la declaración estaba originalmente en un correo electrónico escrito por Peng.

El presidente del circuito femenino Steve Simon, expresó sus dudas sobre el correo electrónico que la WTA recibió ayer en el que Peng negaba las acusaciones de agresión sexual.

El correo electrónico, publicado por el medio de comunicación estatal chino CGTN, citaba a Peng diciendo: «No he desaparecido, ni estoy insegura. Sólo he estado descansando en casa y todo está bien».

Simon dijo que le costaba creer que Peng hubiera escrito ella misma el correo electrónico. «La declaración publicada hoy por los medios de comunicación estatales chinos en relación con Peng Shuai no hace más que aumentar mi preocupación por su seguridad y paradero», dijo en un comunicado.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario