México solicitó establecer un panel de solución de controversias en el marco del Tratado Comercial con Estados Unidos y Canadá, el T-MEC, para resolver una «diferencia de interpretación» con Washington sobre reglas de origen del sector automotriz, informó el gobierno federal.

El panel solicitado por México buscará determinar que la interpretación y la aplicación por parte de Estados Unidos de las disposiciones del capítulo 4, referido a las reglas de origen automotrices, así como las reglamentaciones uniformes del T-MEC, «son incorrectas», detalló la Secretaría de Economía.

«Estados Unidos impone a los productores automotrices requisitos incompatibles con el T-MEC a efecto de calcular el Valor de Contenido Regional (VCR) de vehículos de pasajeros, camiones ligeros y sus partes», subrayó la depdencia que encabeza Tatiana Clouthier.

El argumento del gobierno de México sostiene que el apéndice automotriz del tratado otorga a los productores de automóviles distintas metodologías que les permiten considerar partes y componentes no originarios de Norteamérica en el cálculo del VCR, y que con ello el vehículo sea considerado originario a fin de obtener los beneficios arancelarios del T-MEC.

«Estados Unidos no coincide con esa posición y no permite a los productores de automóviles beneficiarse de esas metodologías», reclama México, quien considera que la decisión de un panel «brindará certidumbre a la industria automotriz en beneficio de la competitividad de la región».

Una vez presentada la solicitud se designará a los integrantes del panel y se emitirá un calendario procesal. La decisión deberá conocerse este año, según los plazos que establece el T-MEC.

No es el primer panel que se abre en la era T-MEC; Washington anunció el pasado martes que le ganó a Canadá un litigio sobre las cuotas lácteas canadienses.

Recordemos que el panel es una nueva fase de un diferendo iniciado el pasado 20 de agosto, cuando nuestro país solicitó celebrar consultas con Estados Unidos para resolver sus desacuerdos en torno a las reglas de origen automotriz, uno de los puntos más espinosos en la larga renegociación del tratado impulsada por el expresidente estadounidense Donald Trump.

Las consultas, que duraron 75 días, no alcanzaron para resolver las controversias.

Y es que la industria automotriz regional es considerada la joya de la corona del multimillonario intercambio comercial entre México, Estados Unidos y Canadá, que alcanzó alrededor de 1.2 billones de dólares en 2019, previo al impacto de la pandemia.

No es la primera vez que México externa sus diferencias con la interpretación de Estados Unidos del T-MEC. En diciembre pasado, el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) amenazó con «todo tipo de represalias» comerciales contra Estados Unidos si ese país aprobaba créditos fiscales para vehículos eléctricos fabricados en territorio estadounidense porque, a su juicio, estaría vulnerando el tratado.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario