Un hombre que se encontraba entre un grupo de personas a las cuales se acercó el presidente de Francia, Emmanuel Macron, cacheteó al mandatario, esto en una provincia al sur de Francia.

El equipo de seguridad del mandatario tiró al hombre al suelo y alejó a Macron. Dos personas fueron arrestadas según información difundida por las cadenas BFM TV y RMC radio.

El primer ministro, Jean Castex, dijo que el ataque fue una afrenta a la democracia.

Macron estaba de visita en la región de Drome, donde se reunió con restauradores y estudiantes para hablar sobre el regreso a una vida normal después de la epidemia de COVID-19.

En un video que circula por las redes sociales se puede ver a Macron, caminando, incluso corriendo, hacia el grupo de personas que deseaban saludar al mandatario, esto tras una barrera que se había montado. En ese momento, Macron extiende la mano para saludar y un hombre con playera verde, lentes y mascarilla arremete contra él.

Entonces se pudo escuchar al hombre gritando «Abajo Macronia» antes de golpear a Macron. También se oyó al hombre gritando «Montjoie Saint Denis», el grito de batalla del ejército francés cuando el país aún era una monarquía.

Hasta el momento no ha sido revelada la identidad del agresor ni los motivos que lo llevaron a golpear al presidente.

Las reacciones de la clase política no tardaron en llegar. El primer ministro, Jean Castex, denunció en el parlamento que «la política no puede ser la violencia, la agresión verbal y menos la agresión física».

Los líderes de la oposición también condenaron la agresión. El candidato de izquierda radical a la presidencia, el diputado Jean-Luc Mélenchon, se dijo «solidario» con Macron.

«Es inadmisible atacar físicamente al presidente de la República, a responsables políticos, pero más aún al presidente», declaró por su parte Marine Le Pen, candidata ultraderechista.

Este incidente se produce en un clima cada vez más tenso en Francia, donde se multiplican los insultos y los ataques verbales.

Minutos antes de ser abofeteado, Emmanuel Macron llamó a «todo el mundo al respeto y a la calma para no debilitar la democracia».

Las agresiones físicas a presidentes son poco habituales en Francia. La más grave en las últimas décadas remonta a 2002 cuando un militante de extrema derecha intentó asesinar a balazos a Jacques Chirac durante el desfile militar del 14 de julio.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario