El presidente Donald Trump anunció este miércoles el envío de agentes federales que se unirán a la Guardia Nacional en Kenosha, Wisconsin, para sofocar los disturbios raciales que hasta la noche de ayer tenía como saldo dos muertos y un herido, hechos por los que ha sido detenido un joven de 17 años.

El gobernador de Wisconsin, Tom Evers, aceptó el despliegue de los agentes federales, indicó Trump en un tuiit, en el que aseguró que no tolerará «saqueos, incendios intencionados, la violencia y la ilegalidad en las calles de EE.UU.»

Paralelamente, las autoridades del Condado Lake, en el vecino estado de Illinois, anunciaron la detención de un joven identificado por los medios como Kyle Rittenhouse, de 17 años, acusado de las dos muertes y las heridas causadas a otra persona en un enfrentamiento con manifestantes en Kenosha el martes de noche.

Videos grabados por testigos durante los hechos, publicados por los medios locales, muestran a un joven blanco armado con un fusil disparando contra los manifestantes.

El diario Milwaukee Journal Sentinel indicó que Rittenhouse se enfrenta a cargos de homicidio intencionado en primer grado en los tribunales del Condado de Kenosha.

El jefe de Policía del Condado Kenosha, David Beth, dijo en conferencia de prensa que de nuevo hoy habrá un toque de queda en la ciudad a partir de las 19:00 horas y que después de esa hora ya no se permitirán las protestas pacíficas y se dispersará a los manifestantes.

«Los problemas de violencia empiezan cuando oscurece», dijo Beth. «Tenemos 700 agentes policiales, tenemos cientos de soldados de la Guardia Nacional y actuaremos de manera muy firme. Si alguien no cumple con el toque de queda, será detenido por violación de la norma».

Beth dijo estar «orgulloso de la gente de Kenosha, una ciudad en la cual no estamos acostumbrados a estos motines».

Las protestas se desencadenaron después de que un policía blanco disparase al afroamericano Jacob Blake siete veces en la espalda el domingo cuando se alejaba de los agentes, sin aparentemente representar una amenaza, y abría la puerta de un vehículo SUV donde estaban sus tres hijos menores de edad, en una escena que fue captada por las cámaras de los teléfonos móviles de testigos.

El padre de la víctima, que se llama también Jacob Blake, lamentó que la policía dispara «siete veces, siete veces, como que él no importaba (…() Pero mí hijo sí importa», añadió. «Es un ser humano, y él importa».

Estos incidentes ocurren tres meses después de la muerte el 25 de mayo de George Floyd, un hombre de raza negra, asfixiado por un policía blanco, que presionó su rodilla contra su cuello durante 8 minutos y 46 segundos.  La muerte de Floyd detonó protestas multitudinarias y disturbios violentos en ciudades de todo el país.

Al respecto, el candidato demócrata para las presidenciales estadounidenses, Joe Biden, informó esta tarde que habló con la familia de Jacob Blake, a quien le prometió «justicia».

«Una vez más, un hombre negro -Jacob Blake- ha recibido disparos de la policía. Ante los ojos de sus hijos. Esto me pone enfermo», escribió Biden en un texto en Twitter, acompañado de un mensaje de video.

«He hablado hace poco con la madre y el padre de Jacob, con su hermana y otros miembros de la familia y les he dicho que había que impartir justicia y que así se hará», dijo Biden en el video.

«Nuestros pensamientos son para su familia, especialmente sus hijos. Lo que vieron es horrible: su padre tiroteado», añadió.

En su mensaje, el exvicepresidente de Barack Obama, que goza de una buena popularidad entre el electorado afroestadounidense, habló también de las manifestaciones antirracistas que estallaron en varias ciudades del país en los últimos días.

«Rebelarse contra la brutalidad es un derecho y una necesidad absoluta. Pero incendiar bienes públicos no es manifestarse, es violencia inútil», consideró el candidato demócrata.

Los jugadores de los Cerveceros de Milwaukee y los Rojos de Cincinnati de las Grandes Ligas de béisbol se sumaron este miércoles al boicot en la NBA para protestar por el ataque policial contra el afroestadounidense Jacob Blake, reportaron medios.

Los Cerveceros, que iban a enfrentar a los Rojos este miércoles como locales, siguen así el paso tomado por los Milwaukee Bucks, el primer equipo de la NBA en negarse a jugar este miércoles, informó ESPN.

Tras la suspensión de este partido, otros equipos de Grandes Ligas como los Marineros de Seattle «están discutiendo la posibilidad de no jugar», informó la cadena deportiva.

La jornada de hoy en las Grandes Ligas consta de un total de 15 partidos, algunos de ellos ya en juego.

En la NBA, el plantón de los Bucks generó una reacción en cadena que terminó con la suspensión de los tres partidos de primera ronda de playoffs que se debían disputar hoy.

Foto: Twitter

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario