El presidente Joe Biden firmó este martes una segunda serie de órdenes ejecutivas para revertir las políticas migratorias de su predecesor, el republicano Donald Trump.

Los decretos, relativos a la separación de familias, seguridad fronteriza y migración legal, elevan a nueve el número de acciones ejecutivas de Biden en materia migratoria en sus primeras dos semanas en la presidencia.

Con una propuesta de ley para otorgarles estatus legal y una vía a la naturalización a cerca de 11 millones de personas, Biden se ha centrado rápidamente en muchos de los cambios radicales que implementó el presidente Donald Trump para desalentar la inmigración, tanto legal como ilegal.

La más reciente serie de órdenes no cuentan con grandes cambios inmediatos, aunque la portavoz de La Casa Blanca, Jen Psaki, dijo que el mandatario podrá dar más detalles más adelante y que los cambios tomarán tiempo.

«No estoy creando nuevas leyes. Estoy eliminando las malas políticas», dijo Biden durante la ceremonia de firma de las órdenes.

Alejandro Mayorkas, cuya nominación como secretario de Seguridad Nacional fue confirmada en el Senado el martes, encabezará a un equipo que abordará la separación de familias migrantes, enfocado en gran parte en reunir a padres y menores que siguen separados. No está claro cuántos, pero en documentos oficiales se ha identificado a casi 5,500 menores que fueron separados de sus padres en la frontera durante la presidencia de Trump, incluidos unos 600 que no han sido localizados por una comisión designada por un tribunal.

La revisión de la seguridad fronteriza incluirá una medida que obliga a los solicitantes de asilo a esperar en México a que llegue la fecha para sus audiencias en cortes migratorias de Estados Unidos. Es un paso hacia el cumplimiento de una promesa de campaña de poner fin a la política Permanecer en México, conocida oficialmente como Protocolos de Protección al Migrante, que registró a casi 70,000 solicitantes de asilo desde que entró en vigor en enero de 2019.

La Casa Blanca señaló que también realizará una «revisión integral de las regulaciones, políticas y lineamientos recientes que han colocado obstáculos a nuestro sistema de migración legal». Incluirá una revisión a la «regla de carga pública» de Trump, que dificulta obtener las tarjetas de residencia a aquellas personas que reciban subsidios gubernamentales.

Los asesores de Biden han advertido que podría tomar meses revertir las políticas fronterizas de Trump que complican el obtener asilo, lo que ha provocado quejas entre algunos activistas migratorios.

Roberta Jacobson, asesora de Biden en materia fronteriza, pidió el viernes a la prensa de habla hispana que desalentaran a sus audiencias de presentarse en la frontera de Estados Unidos. «Ahora no es el momento», dijo en español, y añadió que el viaje «es especialmente peligroso ahora en medio de una pandemia. Afirmó que la administración del presidente Biden está comprometida a un procedimiento de «frontera justa, ordenada y humana, pero va a tomar tiempo para ocurrir».

Las órdenes demuestran que, tal como Trump reformó las políticas migratorias desde La Casa Blanca, Biden puede revertirlas de un plumazo, algunas de ellas de manera más sencilla que otras. Cambios a largo plazo tendrían que ser aprobados por el Congreso, un enorme desafío que ni Trump ni sus predecesores Barack Obama y George W. Bush pudieron conseguir.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario