Este lunes, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se refirió al robo de más de 37 mil medicamentos oncológicos que supuestamente tenían que haber estado distribuidos desde hace tres meses en las instituciones de salud públicas para atender principalmente a niños con cáncer.

AMLO calificó los hechos como «lamentables»; adelantó que ya se están haciendo las investigaciones correspondientes, y se está avanzando en saber qué fue lo que pasó.

El presidente dijo que costó trabajo conseguir los medicamentos, confirmando que se trajeron desde Argentina. Señaló que «está esto muy raro» que se haya robado toda una bodega de los medicamentos.

«Decirles a los padres de las niñas, de los niños con cáncer, que permanentemente estamos procurando abastecer de estos medicamentos a todos los centros de salud, a todos los hospitales; que no somos inhumanos, que tenemos sentimientos y sabemos lo que sufren los niños y cualquier persona si no cuenta con los medicamentos», dijo el mandatario dirigiéndose a los padres de los niños con cáncer.

Como se ha vuelto costumbre, AMLO señaló a sus adversarios de aprovechar la situación para proyectar una imagen del gobierno que no corresponde a la realidad, «como si fuésemos insensibles, como si no nos importara el problema y no es así».

Sostuvo que algunos de las empresas que distribuían los medicamentos, que por cierto dijo lo hacían mal e incluso los adulteraban, están enojado con los cambios que se están haciendo en el país, pues estaban acostumbrados a hacer negocios debido a la corrupción que existía.

Y es que el pasado viernes, la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), confirmó el robo ocurrido en las instalaciones de la empresa NOVAG INFANCIA, S.A. DE C.V., de diversos productos, entre ellos
medicamentos oncológicos fabricados por la empresa LABORATORIO KEMEX, S.A., y distribuidos por la empresa NOVAG INFANCIA, S.A. DE C.V.

Entre los medicamentos que fueron robados a la empresa NOVAG INFANCIA, S.A. DE C.V., se encuentran: FLUOROURACILO 500 mg; DAUNORUBICINA 20 mg; MITOMICINA 5 mg; IDARUBICINA 5 mg, entre otras.

La COFEPRIS se limitó a decir que los medicamentos oncológicos deben ser recetados y aplicados bajo la supervisión y control de los profesionales de la salud; añadió que dichos medicamentos oncológicos son para uso exclusivo del sector salud (Secretaría de Salud, ISSSTE, IMSS, SEMAR, SEDENA) por lo que no pueden adquirirse en farmacias particulares, hospitales privados o a través de internet y redes sociales.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario