El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) lamentó este miércoles el asesinato del juez federal Uriel Villegas Ortiz y de su esposa, Verónica Barajas, ocurrido ayer en Colima.

«Es un crimen atroz, condenable y estamos trabajando de manera conjunta el Poder Judicial, la Fiscalía de la República y el Poder Ejecutivo para castigar a los responsables», dijo el mandatario durante su conferencia matutina desde Puebla.

Aprovechó el tema para insistir en que su gobierno seguirá enfrentando a la delincuencia, de manera conjunta, con el fin de que no se repitan crímenes como el cometido en contra del juez.

AMLO advirtió que no cederán  ante ninguna amenazan y ante ningún acto de intimidación. Afirmó que no nada lo detendrá de lograr su promesa de limpiar y acabar con la corrupción en el país, que haya justicia, y que se garantice la paz.

«La intimidación no procede, porque nosotros tenemos como encomienda, mandato, el garantizar la paz y la tranquilidad en el país», añadió.

Por su parte la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, se unió a la condena del asesinato del juez, quien dijo, murió por cumplir con su labor.

“Para mí ha sido terriblemente difícil esta situación. Yo creo que no solamente para mí, sino para todos. Era un juez penal. Yo lo conocí personalmente, era secretario y uno de las gentes que estuvieron en la Corte mucho tiempo, y decirles que estaba haciendo su trabajo y murió por hacer su trabajo», declaró Sánchez Cordero.

Recordó que Villegas Ortiz tenía algunos juicios de importantes personajes de la delincuencia organizada y aseguró que para ella su fallecimiento ha sido «sumamente triste y lastimoso» e indicó que se tendrá que trabajar en el esclarecimiento de las investigaciones.

Y aunque López Obrador no quiso dar detalles sobre la investigación que se lleva a cabo, adelantó que ya se tiene información sobre el móvil del crimen. Insistió en que no habrá impunidad y que los que cometen esos delitos serán castigados.

En ese sentido, adelantó que se reforzará la seguridad de los jueces, magistrados y ministros del Poder Judicial.

Villegas Ortiz se encargaba de llevar las audiencias preliminares y órdenes de aprehensión de delitos como narcotráfico, huachicol y lavado de dinero; estaba especializado en el Sistema Penal Acusatorio.

En marzo de 2018, Villegas Ortiz ordenó el traslado de Rubén Oseguera González «El Menchito», hijo del líder del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), Nemesio «El Mencho» Oseguera, desde un penal de Oaxaca, donde estuvo antes de ser extraditado a Estados Unidos, a uno de Jalisco.

Desde el 1 de febrero, Villegas Ortiz fue trasladado al Centro de Justicia Penal Federal del Estado de Colima.

De acuerdo a los reportes preliminares, ayer un grupo de hombres armados ingresó al domicilio del juzgador y lo asesinó junto con su esposa.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario