El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, extendió la obligatoriedad de vacunarse a todos los trabajadores del sector privado tras haberlo hecho con los funcionarios públicos.

A partir del 27 de diciembre, «todos los trabajadores del sector privado en Nueva York están sujetos a la obligación de vacunarse», anunció Bill de Blasio.

La vacunación obligatoria abarcará a todos los trabajadores del sector privado lo cual afecta a unas 184,000 empresas y comercios. Esta medida supone un intento de frenar la propagación del COVID-19, y en particular la nueva variante Ómicron, de la que ya se han registrado una decena de casos en este estado.

De Blasio, que concluye su mandato el 31 de diciembre, adoptó una postura más estricta que la de Biden, cuya orden de vacunación obligatoria para los trabajadores de empresas con más de 100 empleados, programada para entrar en vigor el próximo 4 de enero, está actualmente suspendida por la justicia.

«Aquí, en Nueva York, hemos decidido lanzar un ataque preventivo» contra el coronavirus, dijo de Blasio . «La vacuna es la única forma de salir de esta pandemia», subrayó.

Los menores tampoco se libran. A partir del 14 de diciembre, aquellos de entre 5 y 11 años que quieran participar en actividades extracurriculares de alto riesgo como actividades deportivas, bandas, orquestas y danza, tendrán que haber recibido al menos una dosis de la vacuna.

Y a partir del 27 de diciembre, todos los mayores de 12 años «tendrán que mostrar dos dosis de la vacuna» para poder entrar en lugares públicos como restaurantes y teatros, precisó.

Fuertemente golpeada por la primera ola de la pandemia, Nueva York quiere evitar que se repitan las fuertes imágenes de morgues improvisadas, la economía totalmente paralizada y la ciudad cerrada en confinamiento. Al menos 34,000 personas han perdido la vida por el coronavirus en esta ciudad.

Las autoridades locales ya habían obligado a vacunarse primero a profesores y personal sanitario y a partir del pasado 1° de noviembre, la obligación se hizo extensiva a todos los empleados del gobierno local.

Actualmente, no se puede entrar en ningún restaurante, teatro o cine sin el certificado de vacunación, y en muchos comercios también se lo exige.

La ciudad se prepara para la presencia confirmada de la variante Ómicron del coronavirus en vísperas de la Navidad, momentos en que las calles se han llenado de nuevo de gente, los turistas están de regreso y el fervor consumista está en plena efervescencia. Además de Nueva York, una quincena de estados han confirmado la presencia de la altamente contagiosa variante ómicron.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario