El diario The New York Times (NYT) publicó este fin de semana una investigación, basada en documentos oficiales que abarcan varios años, entrevistas y análisis de la evidencia, del colapso que se registró a inicios del mes pasado en la línea 12 del Metro de la Ciudad de México, señalando que se encontraron «graves fallas en la construcción» origen del dicha línea, que «parecen haber causado directamente el colapso».

La investigación del diario estadounidense señala principalmente a Marcelo Ebrard, actual secretario de Relaciones Exteriores, así como a Carlos Slim, empresario mexicano y uno de los hombres más ricos del mundo.

El texto del diario señala que Ebrard era jefe de gobierno de la Ciudad de México cuando se construyó la línea 12 del Metro; mientras que la empresa constructora de Slim, Carso Infraestructura y Construcción, llevó a cabo el tramo de la línea que colapsó.

Basado en miles de fotografías que se tomaron en el sitio del siniestro, además de entrevistas y testimonios de ingenieros expertos, llegó a una conclusión: «los pernos metálicos que eran cruciales para la solidez del viaducto, y que servían como base de toda la estructura, parecen haber fallado debido a soldadura deficiente, falla grave que probablemente causó el choque».

El NYT afirma que esa es una de las principales explicaciones que se maneja al interior del gobierno de la Ciudad de México, y que apuntarían a «oportunismo político y obras descuidadas durante la construcción del Metro».

El diario refiere que la certificación de la línea 12 se produjo menos de una hora antes que se inaugurara, a pesar de que faltaban por completar miles de piezas de trabajo, esto  basado en una investigación de 2014 hecha por la Asamblea Legislativa de la capital.

Añade que durante una inspección realizada a dicha línea después del sismo del 2017, el gobierno capitalino detectó fallos en la construcción original del tramo hecho por la empresa de Slim, según un informe de ese mismo año, que hasta ahora no se había difundido.

Adicional, se indica que en un intento por terminar la obra antes de que Ebrard dejara el cargo, se compraron trenes que no eran compatibles con el riel colocado. «Las ruedas no encajaban de manera adecuada con la vía. El resultado era un golpeteo constante que torcía y rasguñaba lo que debía ser una vía lisa de acero».

The New York Times refiere que menos de un año después de certificar la seguridad de la línea, los auditores entregaron un informe que documentaba una serie de deficiencias: piezas fisuradas y rotas, vías deformadas y una presión incesante en la estructura.

«Más allá de lo que establezcan las investigaciones oficiales, el colapso conlleva enormes consecuencias políticas no solo para Ebrard y Slim (que anteriormente fue un gran accionista de The New York Times Company). Si se tratara de un asunto relacionado con el mantenimiento, los votantes podrían culpar a Claudia Sheinbaum, la protegida del presidente, quien ha supervisado el metro en su calidad de jefa de gobierno de la Ciudad de México en los últimos dos años», enfatiza el diario.

Luego de que el diario hiciera público su artículo, Claudia Sheinbaum rechazó emitió un posicionamiento a través de sus redes sociales, en que rechazó que su gobierno filtrara la información que el diario estadounidense refiere en su texto.

«No es nuestro estilo filtrar información y nunca lo será. Nos caracteriza decir la verdad de forma directa sin ningún intermediario», puntualizó Sheinbaum en sus mensajes de Twitter.

Insistió en que su administración nunca ha utilizado filtraciones periodísticas para informar o hacer su trabajo, «y menos a un medio que ha buscado confrontar a la Cuarta Transformación». Sostuvo que han sido muy responsables en esperar los dictámenes técnicos, profesionales.

Sheinbaum Pardo cuestionó los intereses «no esclarecidos» que estaban detrás del artículo publicado por el NYT.

Quien también contestó utilizando su cuenta de Twitter, fue el canciller Marcelo Ebrard, quien compartió una carta que envió al diario el pasado 3 de junio contestando los cuestionamiento que se le formularon por el medio, los cuales aseguró ,fueron ignorados en la publicación final.

En la carta afirmó que la línea 12 del Metro «es quizá la obra pública más auditada y documentada en la historia de México» y citó al menos cinco informes que la revisaron. Detalló que cuando fue puesta en operación funcionaba en «óptimas condiciones».

También indicó que cuando salga a la luz el peritaje a cargo del gobierno de la Ciudad compartirá su «valoración de aseveraciones técnicas e intencionalidad política del texto».

Recordemos que el colapso del Metro ocurrió la noche del 3 de mayo en un tramo elevado de la línea 12, entre las estaciones Olivos y Tezonco, cuando dos vagones cayeron con pasajeros. Ambas unidades quedaron en forma de «V». El accidente dejó 26 muertos y más de 80 heridos.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario