Durante la presentación del caso en contra del extitular de las PGR, Jesús Murillo Karam, este fin de semana la Fiscalía General de la República (FGR) dio indicio de la probable participación del actual secretario de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, Omar García Harfuch en la fabricación de la llamada «Verdad Histórica».

Las autoridades mexicanas presentaron el testimonio de Bernardo Cano, quien fuera el director general adjunto, con adscripción al Centro Nacional de Planeación, Análisis e Información para el Combate a la Delincuencia (Cenapi), de la entonces PGR.

Según lo presentado por la FGR, Cano optó por un criterio de oportunidad para colaborar en las pesquisas, al ser quien grabó las entrevistas y torturas a cuatro supuestos integrantes de Guerreros Unidos y que fueron utilizadas para sustentar la primera versión de lo ocurrido a los estudiantes normalistas de Ayotzinapa.

Según Cano, la elaboración de la «verdad histórica» se planeó con anticipación en una reunión en la que participarían altos mandos, entre ellos, Harfuch, quien entonces era el encargado de la Policía federal en Guerrero.

Al respecto, el funcionario capitalino utilizó sus redes sociales para rechazo los señalamientos que se han hecho en su contra, y calificó como «absurdo» el que se le intente vincular con la reunión que se ventiló se dio para “fraguar la Verdad Histórica”.

«Ojalá quienes llevan las investigaciones detengan a quien hizo daño a los jóvenes en lugar de arruinar vidas y reputaciones de los que si hacemos algo por nuestro país todos los días».

En diversas entrevistas, García Harfuch ha precisado que cuando ocurrió la desaparición de los normalistas él se encontraba en una asignación en Michoacán. «Es muy importante precisar que cuando suceden esos hechos (…) es muy importante en dónde estaba yo. Estaba en Buenavista Tomatlán, estaba en Nueva Italia», ha señalado.

«No estábamos solos, o con tres compañeros que pueden testificar, eran operativos muy grandes, de cientos de personas. Pueden corroborar el hotel en donde yo vivía en Nueva Italia, yo ya no estaba en Guerrero. Si hubiera estado, por supuesto que sales a asumir y eso no te hace responsable de ningún delito. Esas cosas no se pueden ocultar», añadió.

Otro implicado que fue mencionado durante la audiencia de Murillo Karam es Tomás Zerón, quien fuera el titular de la extinta Agencia de Investigación Criminal (AIC), y quien enfrenta un proceso de extradición hacia México desde Israel, por presuntas torturas para confirmar la entonces «Verdad Histórica» presentada por el gobierno en 2015.

También el exgobernador de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, aseguró no haber colaborado en la creación de la Verdad Histórica, y reiteró en un mensaje público que él y sus excolaboradores están dispuestos a declarar las veces que sean necesarias ante las autoridades judiciales.

Aguirre Rivero precisó que nunca se reunió con Murillo para construir la versión del asesinato y calcinamiento de los jóvenes en el basurero de Cocula, versión que, dijo, fue «desechada porque fue creada».

El exgobernador aseguró tener la conciencia tranquila y dijo que, desde las investigaciones en 2014, cortó su relación con el gobierno guerrerense para colaborar, cuando se separó por decisión propia, y la presión mediática en torno a las fallas en la atención de la inseguridad en el tiempo que administró el estado.

Consideró que no es momento de especular en las investigaciones que lleva a cabo la ahora Fiscalía General de la República (FGR) sobre la desaparición de los estudiantes en 2014, luego de versiones que lo señalan como uno de los participantes en la reunión donde se fraguó la versión.

“Reitero que nunca sostuve reunión alguna para planear la Verdad Histórica, nunca celebré ninguna reunión con Murillo en Iguala y en ninguna otra parte”, manifestó.

Aguirre expresó que es necesario que se aclare con qué propósito se desviaron las investigaciones y quiénes son los autores intelectuales y materiales de la obstrucción de la justicia, y dijo que, de acuerdo con el informe de la propia Comisión de la verdad, participaron elementos de instituciones federales y municipales.

Abundó que tras el informe contactó al subsecretario de Gobernación, Alejandro Encinas, para expresarle su disposición de colaborar en la investigación del caso hasta que concluya.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario